Baño y el Cuidado de la Piel

El baño y el cuidado de la piel adecuados del recién nacido:

La piel del recién nacido es suave y delicada. El baño y el cuidado de la piel adecuados ayudan a mantener la salud y la textura de la piel del bebé y, al mismo tiempo, permitir que ambos, padre e hijo, compartan una experiencia agradable.

Al contrario de la creencia popular, en la mayoría de los casos, no es necesario bañar al bebé todos los días. Si se realizan todos los cambios de pañales necesarios y se les limpia la boca y la nariz después de alimentarlos, la mayoría de los bebés deben bañarse dos a tres veces por semana o día por medio.

El bebé puede bañarse en cualquier momento del día. Un baño antes de alimentarlo suele ser una buena idea. Muchos padres prefieren bañar a sus bebés en horas de la tarde, como parte del ritual para irse a dormir. Esto da buenos resultados, especialmente si el baño relaja y calma al bebé.

Durante los primeros días deben realizarse baños de esponja. Los baños en una tina de agua pueden realizarse después de que el bebé haya perdido el cordón umbilical o, si es un varón, cuando la circuncisión se haya curado, para prevenir infecciones.

¿Qué se necesita para bañar a un recién nacido?

  • toallas gruesas o una almohada de baño tipo esponja
  • paños suaves
  • una pileta o un lavabo limpio
  • bolitas de algodón
  • champú y jabón para bebés (que no causen irritación)
  • toalla con capucha para bebé
  • pañal y ropa limpios

Cómo debe darse un baño de esponja:

  • Asegúrese de que la temperatura de la habitación sea cálida (aproximadamente 23,8° C [75° F]) y que no haya corriente de aire.
  • Prepare todo lo necesario antes de comenzar.
  • Llene una pileta o un lavabo limpio con agua tibia (debe resultarle tibia al tocarla con la parte interna de la muñeca o debe tener una temperatura entre 32,2 y 37,7° C [90 y 100° F]).
  • Coloque al bebé sobre un almohadón de baño o toallas gruesas, sobre una superficie que lo eleve hasta su cintura.
  • Mantenga al bebé envuelto con una toalla o manta.
  • NUNCA suelte al bebé, ni siquiera por un instante. Si se olvidó algo, envuelva al bebé con una toalla y llévelo con usted.
  • Comience por la cara del bebé: higienícele los ojos con una bolita de algodón húmeda y limpia, comenzando desde el entrecejo hasta el ángulo del ojo.
  • Lave el resto de la cara del bebé con un paño suave y húmedo sin jabón.
  • Limpie los pliegues externos del oído con un paño suave. NO introduzca un hisopo de algodón dentro del conducto auditivo del bebé, dado que podría dañarle el tímpano.
  • Agregue una pequeña cantidad de jabón al agua o al paño y lave suavemente el resto del cuerpo del bebé, desde el cuello hacia abajo. Descúbrale una zona por vez. Enjuáguelo con un paño limpio o una taza pequeña con agua. Asegúrese de no humedecerle el cordón umbilical.
  • Por último, lave la cabeza del bebé con un paño con champú. Enjuáguele la cabeza, sin que el agua caiga en la cara del bebé. Si sostiene al bebé firmemente colocando su brazo debajo de la espalda del bebé y le mantiene la cabeza con la muñeca y la mano, puede enjuagarle el cabello con el grifo.
  • No es necesario frotar, aunque a la mayoría de los bebés les gusta recibir masajes en los brazos y piernas con suaves caricias durante el baño.
  • Envuelva al bebé con una toalla de baño con capucha y estréchelo contra su cuerpo.
  • Siga las instrucciones fundamentales para el cuidado del cordón sugeridas por el médico de su hijo.
  • Péinele el cabello con un cepillo suave para bebés. NO utilice secador de cabello con aire caliente para secarle el cabello al bebé dado que puede ocasionarle quemaduras.
  • Es posible que el bebé llore las primeras veces que lo bañe. Generalmente, esto se debe a que el baño es una experiencia nueva. Sin embargo, si el bebé comienza a llorar repentinamente durante el baño, asegúrese de que el agua no esté demasiado caliente o demasiado fría o bien, que no le haya entrado jabón en los ojos.

Cómo se debe dar un baño en una tina al recién nacido:

Puede bañar al bebé en una tina después de que su hijo haya perdido el cordón umbilical y el muñón esté sano y, tratándose de varones, la circuncisión se haya curado. Esta puede ser una experiencia agradable para ambos. Sin embargo, es posible que a algunos bebés no les guste que los bañen, especialmente las primeras veces. Háblele o cántele suavemente e intente calmarlo con juguetes para baño si el bebé protesta.

¿Qué se necesita para un baño en una tina?

  • tina de baño para bebés (preferentemente con un tapón de drenaje en la base)
  • tapete o almohadilla antideslizante
  • termómetro de baño (suelen tener marcas de variaciones de temperaturas "seguras")

Al bañar al bebé en una tina:

  • Retire de la mesada o la mesa todo objeto que se pueda romper y artefacto eléctrico para prevenir lesiones.
  • Llene la tina con agua tibia, utilizando un termómetro de baño.
  • Siga las mismas instrucciones generales indicadas para un baño de esponja.
  • NUNCA suelte al bebé o se aleje de él, ni siquiera por un instante.
  • Asegúrese de limpiar la tina de baño después de usarla.

El cuidado de la piel adecuado del recién nacido:

La piel del bebé es suave y delicada y requiere de un cuidado especial. Generalmente se recomienda utilizar productos hechos especialmente para bebés, salvo que el médico de su hijo le sugiera la utilización de otros productos. Los productos para adultos pueden ser demasiado fuertes para un bebé y es posible que contengan sustancias irritantes o alergenos. A muchos padres les gusta utilizar lociones para que el bebé tenga un dulce perfume. Sin embargo, salvo que la piel del bebé sea seca, las lociones no suelen ser necesarias. Los polvos deben evitarse, salvo que los recomiende el médico de su hijo. Si utiliza cualquier tipo de polvo, primero colóquelo en su mano y luego aplíquelo sobre la piel del bebé. Al agitarlo, se desparraman por el aire partículas de polvo y talco que dificultan la respiración del bebé.

Muchos bebés presentan erupciones cutáneas y moretones que son normales. Ciertas erupciones pueden indicar un problema o una infección. Las erupciones causadas por el pañal pueden irritar al bebé y requieren tratamiento. Si tiene dudas sobre una erupción, o el bebé se siente inquieto o tiene fiebre, consulte al médico de su hijo.

Los detergentes para ropa pueden irritar la delicada piel del bebé. Aunque utilice un detergente especial para lavar ropa de bebé, se aconseja realizar un enjuague más profundo de la ropa del bebé para eliminar residuos.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de El Recién Nacido Normal

Call 877-RES-INFO for Nurse Advice, Doctor Referrals or Class Registration Monday - Friday 8 am to 8 pm • Weekends 8 am to 4:30pm
 
Topic Index