Anteojos y las Lentes de Contacto

Las lentes para corregir o mejorar la visión:

Hay dos tipos de lentes recetadas para corregir o mejorar la visión. Estos tipos son:

Fotografía de una niña pequeña ensayando unos anteojos
  • anteojos (También denominados gafas.)
    Los anteojos son la clase de accesorio para los ojos que se utiliza con más frecuencia para corregir o mejorar diversos problemas oculares. Tienen un marco que sostiene dos piezas de vidrio o de plástico, las cuales han sido ensambladas en forma de lentes para corregir los errores de refracción. Los errores de refracción pueden incluir la miopía (dificultad para ver de lejos), la hiperopía o hipermetropía (dificultad para ver de cerca) y el astigmatismo (visión borrosa producida por una irregularidad en la forma de la córnea). Los anteojos cumplen su función por medio del aumento o la disminución de la capacidad de enfoque de la córnea y el cristalino del ojo.
  • lentes de contacto
    Las lentes de contacto se usan directamente en la córnea del ojo. Al igual que los anteojos, las lentes de contacto ayudan a corregir los errores de refracción por medio del aumento o la disminución de la capacidad de enfoque de la córnea y el cristalino del ojo.

Cómo leer una receta de anteojos:

el poder de refracción de las lentes de los anteojos se mide en dioptrías. Esta medida refleja la capacidad necesaria para enfocar las imágenes directamente en la retina. Cuando lea una receta de anteojos, encontrará las siguientes abreviaturas:

O.D. - Oculus dextrus sencillamente hace referencia al ojo derecho (en ocasiones también se usa la abreviatura RE, en inglés).

O.S. - Oculus sinister se refiere al ojo izquierdo (en ocasiones también se usa la abreviatura LE, en inglés).

Fotografía de una niña pequeña ensayando unos anteojos

Además, la receta de anteojos también puede contener las siguientes medidas:

  • esfera - esta medida numérica refleja el estado de la miopía o la hipermetropía.
  • cilindro - esta medida numérica se refiere al nivel de astigmatismo (una irregularidad en la forma de la córnea que produce visión borrosa) en el ojo.
  • eje - esta medida numérica describe la dirección del astigmatismo expresada en grados.

El término "bifocal" hace referencia a un mayor poder de refracción de la lente y posee una medida adicional que en la receta aparece como "add" para indicar la capacidad de la lente.

¿Cuáles son los diferentes tipos de lentes para anteojos?

Entre los distintos tipos de lente usados en los anteojos, que dependen del problema ocular, se incluyen:

  • lentes cóncavas - son más delgadas en el centro. Se usan para corregir la miopía. La receta numérica en dioptrías siempre está marcada con el símbolo negativo (-).
  • lentes convexas - son más gruesas en el centro, como en el caso de la lupa. Se usan para corregir la hiperopía (hipermetropía). La receta médica en dioptrías siempre está marcada con el símbolo positivo (+).
  • lentes cilíndricas - presentan una curva más amplia en una dirección que en la otra y suelen utilizarse para corregir el astigmatismo.
Fotografía de una niña pequeña ensayando unas gafas para determinar su receta

Fotografía utilizada con autorización
del Instituto Nacional del Ojo
(National Eye Institute), Institutos
Nacionales de la Salud (National
Institutes of Health)

Anteojos para niños:

Permita que su hijo participe activamente en la selección de sus propios anteojos, si ya está en edad de hacerlo. A continuación se enumeran las características que se deben tener en cuenta a la hora de comprar anteojos para niños:

  • lentes a prueba de fractura y resistentes al impacto - especialmente útiles para los niños que realizan actividades deportivas
  • lentes con recubrimiento antirrayado
  • marcos flexibles, que no se doblan ni tuercen fácilmente
  • puentes nasales de silicona que evitan el deslizamiento de los anteojos
  • patillas moldeables (piezas que se colocan alrededor de las orejas) - se recomiendan para niños menores de 4 años. También se recomienda el uso de correas para que los anteojos no se caigan.

Datos relativos a las lentes de contacto:

Cerca de 24 millones de estadounidenses usan lentes de contacto, 80 por ciento de los cuales usa lentes blandas de uso diario. Actualmente existen cuatro tipos de lentes de contacto, entre las que se incluyen:

  • las lentes rígidas, permeables a los gases
  • otras lentes rígidas
  • las lentes blandas, que absorben agua
  • otras lentes flexibles, que no absorben agua

Lectura de una receta de lentes de contacto:

La receta de lentes de contacto contiene más información que la que presentan las recetas de anteojos. Debe incluir los datos correspondientes a las medidas especiales de la curvatura del ojo. Además, el médico de su hijo determinará si los ojos son demasiado secos para usar lentes de contacto y si hay problemas corneales que pudieran impedir el uso de este tipo de lentes. Las lentes de ensayo generalmente se utilizan durante un período de prueba para verificar que la medida sea la apropiada.

La receta de lentes de contacto suele incluir la siguiente información:

  • la capacidad de las lentes de contacto (medida en dioptrías, como en el caso de los anteojos)
  • la curvatura básica de las lentes de contacto
  • el diámetro de las lentes

Si bien las leyes federales obligan a los especialistas en el cuidado de los ojos a entregar una copia de las especificaciones relativas a los anteojos, esta exigencia no se aplica en el caso de las lentes de contacto.

Proteja los ojos de su hijo del sol:

Aunque los padres llegan a verdaderos extremos para proteger la piel de sus hijos de los nocivos rayos del sol, muchos olvidan que también es necesario proteger los ojos. Cerca de la mitad de los padres estadounidenses no se aseguran que sus niños habitualmente usen gafas de sol que garanticen la protección contra los rayos UV. La exposición al sol puede predisponer a los niños a problemas potenciales de la visión en una etapa posterior de la vida.

El sol puede provocar quemaduras en las córneas, cáncer de los párpados, cataratas y degeneración macular entre otros problemas. Además, los niños son más susceptibles porque el cristalino de sus ojos no bloquea tanto los rayos UV como el de los adultos. Los niños generalmente pasan más tiempo al aire libre que sus padres, con frecuencia en lugares donde hay mucho reflejo del sol – playas, piscinas y parques de diversión. El daño a los ojos provocado por la exposición al sol es acumulativo.

La protección de los ojos de su hijo del sol es simple:

  • Asegúrese de que su hijo use un sombrero de ala ancha que haga sombra en su rostro.
  • Cómprele a su hijo gafas para el sol que bloqueen ambos tipos de rayos UV. Asegúrese que las gafas para el sol calcen bien y le resulten confortables.

Haz click aquí para ir a la página de
Los Recursos en la Red del Cuidado de los Ojos.

Call 877-RES-INFO for Nurse Advice, Doctor Referrals or Class Registration Monday - Friday 8 am to 8 pm • Weekends 8 am to 4:30pm