Cáncer Esofágico

¿Qué es el cáncer esofágico?

El cáncer esofágico es el cáncer que se desarrolla en el esófago, el tubo muscular que conecta la garganta al estómago. El esófago está situado exactamente detrás de la tráquea, su longitud aproximada es de 10 a 13 pulgadas y permite la entrada de los alimentos en el estómago para la digestión. La pared el esófago está formada de varias capas y los cánceres generalmente comienzan en la capa interna y crecen hacia fuera.

La Sociedad Americana del Cáncer estima que diagnosticarán a 16.470 Americanos nuevamente con el cáncer del esófago durante 2008, y 14.280 muertes se esperan.

¿Qué causa el cáncer esofágico?

Nadie conoce exactamente las causas del cáncer esofágico. En la parte superior del esófago se encuentra un músculo, llamado esfínter, que se relaja para permitir el paso de los alimentos o líquidos a través de él. La parte inferior del esófago está conectada al estómago. Otro músculo está situado en esta conexión que se abre para permitir que los alimentos entren en el estómago. Este músculo también evita que los alimentos y jugos del estómago regresen al esófago. Cuando estos jugos regresan ocurre el reflujo, comúnmente conocido como acidez.

El reflujo a largo plazo puede cambiar las células en el extremo inferior del esófago. Esta condición se conoce como esófago de Barrett. Si estas células no se tratan, se corre un riesgo mucho más alto de que se conviertan en células cancerosas.

¿Cuáles son los tipos diferentes de cáncer esofágico?

Hay dos tipos principales de cáncer esofágico. El tipo de cáncer esofágico, conocido como adenocarcinoma, se desarrolla en el tejido glandular de la parte inferior del esófago, cerca de la abertura del estómago. Ocurre adentro justo sobre 50 por ciento de casos.

El carcinoma de la célula de Squamous crece en las células que forman la capa superior de la guarnición del esófago, conocidas como células squamous. Este tipo de cáncer puede crecer dondequiera a lo largo del esófago.

El tratamiento de ambos tipos de cáncer de esófago es similar.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer esofágico?

A menudo no hay síntomas en las primeras etapas de cáncer de esófago. Los síntomas no aparecen hasta que la enfermedad está más avanzada.
A continuación, se enumeran los síntomas más comunes del cáncer de esófago. Sin embargo, cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Dificultad o dolor al tragar
    una condición conocida como disfagia es el síntoma más común del cáncer esofágico. Esto da la sensación de tener alimentos atorados en el pecho, y las personas que tienen disfagia a menudo cambian a alimentos más blandos para poder tragarlos con más facilidad.
  • Dolor en la garganta o en la espalda, detrás del esternón o entre los omóplatos.
  • Pérdida de peso severa
    Muchas personas que tienen cáncer esofágico pierden peso intencionalmente debido a que no reciben suficiente comida.
  • Ronquera o tos crónica
  • Vómitos
  • Tos con sangre

Los síntomas del cáncer esofágico pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

No hay exámenes rutinarios de evaluación para el cáncer esofágico; sin embargo, las personas que tienen esófago de Barrett deberían examinarse a menudo porque corren un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad.

¿Cuáles son los factores de riesgo del cáncer esofágico?

Los factores siguientes pueden hacer que un individuo corra un riesgo mayor de desarrollar cáncer de esófago:

  • Edad
    El riesgo aumenta con la edad; las tres cuartas partes de las personas diagnosticadas de entre 55 y 85 .
  • Sexo
    Los hombres corren un riesgo tres veces myor de desarrollar cáncer esofágico que las mujeres.
  • Consumo de tabaco
    El consumo de tabaco en cualquier forma aumenta el riesgo de cáncer esofágico. Cuanto más tiempo se consuma el tabaco, mayor es el riesgo, y las personas que han combinado el alcohol con el tabaco durante largo tiempo corren el mayor de los riesgos. Los científicos creen que cada una de estas sustancias aumenta los efectos dañinos de la otra, y las personas que consumen ambas se vuelven más suceptibles a desarrollar la enfermedad.
  • Consumo de alcohol
    El consumo crónico y, o en grandes cantidades es otro riesgo importante de desarrollar cáncer esofágico.
  • Esófago de Barrett
    La irritación a largo plazo por reflujo, conocida comúnmente como acidez, cambia las células del extremo del esófago. ésta es una condición precancerosa, que aumenta el riesgo de desarrollar adenocarcinoma del esófago.
  • Dieta
    Las dietas bajas en frutas y vegetales, y ciertas vitaminas y minerales, pueden aumentar los riesgos de esta enfermedad.
  • Otros irritantes
    La ingestión de irritantes caústicos como la lejía y otras sustancias pueden causar quemaduras y destruir las células del esófago. Las cicatrices y el daño al esófago pueden hacer que la persona corra un mayor riesgo de desarrollar cáncer muchos años después de injerir la sustancia.
  • Historia médica
    Ciertas enfermedades como la acalasia, enfermedad en la cual el fondo del esófago no se abre para descargar los alimentos en el estómago, y la tilosis, una enfermedad poco frecuente y hereditaria, aumentan el riesgo de cáncer esofágico. Además, cualquiera que haya presentado cánceres de la cabeza o del cuello tiene más probabilidades de desarrollar un segundo cáncer en este área, incluyendo el cáncer esofágico.
  • Obesidad

¿Cómo se diagnostica el cáncer esofágico?

Además del examen y la historia médica completa, los procedimientos para el diagnóstico del cáncer esofágico pueden incluir los siguientes:

  • Rayos X del pecho -  examen de diagnóstico que utiliza rayos invisibles de energía electromagnética para obtener imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una placa.
  • Serie gastrointestinal (GI) superior (También llamada esofagografía.) - La serie GI superior es un examen de diagnóstico que examina los órganos de la parte superior del sistema digestivo: el esófago, el estómago y el duodeno (la primera sección del intestino delgado). Se ingiere un líquido denominado bario (un producto químico metálico [líquido yesoso] utilizado para recubrir el interior de los órganos de forma que aparezcan en una placa de rayos X). Después se toman los rayos X para evaluar los órganos digestivos. 
  • Esofagogastroduodenoscopia (También llamada EGD o endoscopia superior.) - Una EGD (endoscopia superior) es un procedimiento que le permite al médico examinar el interior del esófago, el estómago y el duodeno. Un tubo con luz, delgado y flexible, llamado endoscopio, se pasa por la boca y la garganta, y luego por el esófago, el estómago y el duodeno. El endoscopio le permite al médico ver dentro de este área del cuerpo, así como introducir instrumentos a través del endoscopio para tomar muestras de tejido y realizar una biopsia (si es necesario).
Dibujo que demuestra la esofagogastroduodenoscopia
  • Tomografía computarizada (También llamada escáner CT oCAT.) -  este procedimiento de diagnóstico por imagen utiliza una combinación de tecnologías de rayos X y computadoras para obtener imágenes transversales (a menudo llamadas "rebanadas") del cuerpo, tanto horizontales como verticales. Una tomografía computarizada muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluyendo los huesos, los músculos, la grasa y los órganos. La tomografía computarizada muestra más detalles que los rayos X regulares.
  • Ecografía endoscópica -  esta técnica de imagen utiliza ondas sonoras para crear una imagen computarizada del interior del esófago y del estómago. El endoscopio se pasa por la boca y la garganta, y luego por el esófago y el estómago. Como en una endoscopia normal, esto le permite al médico ver el interior de este área del cuerpo, así como también introducir instrumentos para tomar muestras de tejido (biopsia).
  • Toracoscopia y laparoscopia -  estos métodos le permiten al médico examinar los nódulos linfáticos dentro del pecho o del abdomen por medio de un tubo hueco con luz y extirpar estos nódulos para exámenes adicionales.

Tratamiento del cáncer esofágico:

El tratamiento específico del cáncer esofágico será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.
  • Qué tan avanzada está la enfermedad.
  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.
  • Su opinión o preferencia.

El tratamiento puede incluir:

  • Cirugía
    Comúnmente se practican dos tipos de cirugía para tratar el cáncer de esófago. En uno de los tipos de cirugía, se extirpan el esófago y los nódulos linfáticos cercanos, y el esófago se vuelve a conectar al estómago. En el otro tipo de cirugía, se extirpan parte del esófago, los nódulos linfáticos cercanos y la parte superior del estómago. Luego el esófago se vuelve a conectar al estómago.
  • Quimioterapia
    La quimioterapia usa medicamentos para eliminar las células cancerosas.
  • Radioterapia
    La radioterapia utiliza rayos de alta energía para eliminar o reducir las células cancerosas.

Algunas veces, se pueden combinar varios de estos tratamientos para tratar el cáncer esofágico.

Haz click aquí para ir a la página de
Los Recursos en la Red de Los Trastornos de los Huesos.

Call 877-RES-INFO for Nurse Advice, Doctor Referrals or Class Registration Monday - Friday 8 am to 8 pm • Weekends 8 am to 4:30pm