Caídas - Prevención

La supervisión constante por parte del adulto, la elección de productos con instrucciones y las modificaciones en el hogar correspondientes pueden ayudar a reducir las probabilidades de caídas en los niños y las lesiones relacionadas con ellas. Los Centros para la Prevención y el Control de las Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) y el Consejo Nacional de Seguridad (National Safety Council) aconsejan lo siguiente:

Muebles:

  • Nunca deje a un bebé solo sobre ningún mueble (ya sea una cama, una mesa, un sofá, una cuna con las barandas bajas o un cambiador), aun si el bebé nunca se ha dado vuelta solo.
  • Elija productos para bebés que cumplan las normas de seguridad exigidas. Utilice todas las correas y todos los dispositivos de seguridad. Busque dispositivos de seguridad especiales en las sillas altas, las cunas y demás productos.
  • Coloque protectores acolchados en las esquinas puntiagudas.

Ventanas:

  • Coloque rejas en todas las ventanas de los pisos que se encuentran por encima de la planta baja.
  • Si tiene que abrir las ventanas para ventilar la habitación, asegúrese de que su hijo no alcance la ventana abierta.
  • Establezca con su hijo reglas sobre no jugar cerca de las ventanas.
  • Corra los muebles que se encuentran cerca de las ventanas para que los niños no puedan trepar.
  • No confíe en los mosquiteros como medio para evitar que los niños se caigan por la ventana.

Escaleras:

  • Quite todos los objetos que obstruyan el paso en el piso y en las escaleras.
  • Utilice puertas de seguridad para evitar que los bebés y los niños en edad de caminar se caigan por las escaleras. No utilice puertas tijera que formen huecos grandes ya que los niños pueden quedar atascados.

Superficies de los pisos:

  • Siempre que pueda cambie las superficies resbaladizas y elimine los peligros que se encuentren en los pisos.
  • Asegure los tapetes con espuma de sujeción o cinta adhesiva de doble cara o coloque fieltro en su reverso.

áreas de recreo:

  • Los adultos deben vigilar siempre a los niños mientras juegan en las áreas de juego. Generalmente, los niños pequeños, e incluso los más grandes, no tienen el discernimiento suficiente como para identificar situaciones peligrosas que se pueden evitar con una vigilancia adecuada. En caso de que se produzcan lesiones, debe haber un adulto cerca que practique inmediatamente los primeros auxilios.
  • Asegúrese de que las estructuras y los juegos de las áreas de recreo sean adecuados para la edad de su hijo. La mayoría de los juegos que se fabrican en la actualidad están orientados a dos grupos etáreos: niños de entre 2 y 5 años y niños de entre 5 y 12 años. Desde 1994, los fabricantes están obligados a colocar una etiqueta adhesiva en cada uno de estos juegos, en la que se indique el grupo etáreo para el que está diseñado. Busque y lea estas etiquetas, porque pueden ayudarle a decidir si un juego es apropiado para la edad de su hijo.
  • Las áreas de recreo para los niños más pequeños deben estar apartadas de las áreas para los demás niños. Para reducir el riesgo de lesiones, los niños menores de 5 años no deben jugar en estructuras con una altura mayor de 1,20 m (4 pies). Los juegos para niños de entre 5 y 12 años no deben tener una altura mayor de 2,40 m (8 pies).
  • Las superficies donde se encuentran los juegos deben ser lo suficientemente blandas como para amortiguar las caídas. Entre los suelos recomendables se incluyen los de aserrín o mantillo de madera, arena, grava, caucho y materiales similares al caucho, que se deben mantener en un espesor de 30 cm. (aprox. 12 pulgadas). Otras alternativas que no son peligrosas incluyen los tapetes de goma, el césped sintético y otros materiales artificiales. Las superficies de cemento, pasto (grama), asfalto y conglomerado no se consideran seguras.
  • Los materiales de la superficie deben cubrir las "zonas de caída" que rodean a los juegos. Para ello, generalmente es necesario que alcancen un radio mínimo de 1,80 m (6 pies) en todas las direcciones alrededor del juego.
  • Los juegos deben estar lo suficientemente separados entre sí como para evitar la aglomeración de gente.
  • Los columpios (hamacas), los balancines (subibajas) y demás juegos con movimiento deben estar ubicados en áreas apartadas del resto del área de recreo para evitar que los niños se golpeen al pasar por delante o por detrás de ellos.
  • Asegúrese de que los juegos hayan sido diseñados específicamente para su uso en áreas de recreo.

Advertencia sobre los andadores:

Debido a que los andadores provocan más lesiones que cualquier otro producto para los bebés, la Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) y la Asociación Nacional para Hospitales de Niños e Instituciones Afines (National Association for Children's Hospitals and Related Institutions, NACHRI) han exigido que se prohíban. Aún con un adulto vigilando de cerca, los andadores no son seguros. Entre las alternativas más seguras para reemplazar a los andadores se incluyen las siguientes:

  • Los "andadores" fijos, que permiten que el niño gire y salte
  • Los corralitos
  • Las sillas altas

Consulte con el médico de su hijo para obtener más información.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de La Seguridad y Prevención de Lesiones

Call 877-RES-INFO for Nurse Advice, Doctor Referrals or Class Registration Monday - Friday 8 am to 8 pm • Weekends 8 am to 4:30pm