Seguridad bajo el Sol

Seguridad bajo el sol para toda la familia:

Aunque todo el mundo necesita tomar un poco el sol para conseguir vitamina D, que ayuda en la absorción del calcio que mantiene los huesos sanos y fuertes, exponerse sin protección a los rayos ultravioleta (su sigla en inglés es UV) puede causar daños en la piel, los ojos y el sistema inmunológico, y también puede provocar cáncer. Los índices de cáncer en la piel están aumentando dramáticamente, sobre todo en las personas entre los 20 y los 30 años de edad. De hecho, la mayoría de los niños reciben entre el 50 y el 80 por ciento de la exposición al sol que recibirán durante toda su vida antes de cumplir los 18 años. Aunque puede haber otros factores que contribuyan, incluidos la herencia genética y el ambiente, las quemaduras solares y los excesos de rayos UV dañan la piel, y ese daño puede provocar cáncer de piel.

¿Qué hace el bronceado en la piel?

El bronceado es la respuesta de la piel a los rayos ultravioleta, una reacción protectora para evitar mayores lesiones en la piel debidas al sol. Sin embargo, el bronceado no evita el cáncer de la piel.

¿ Qué es la radiación de los rayos ultravioleta?

La energía procedente del Sol llega a la Tierra en forma de rayos visibles, infrarrojos y ultravioletas (su sigla en inglés es UV).

  • Los rayos ultravioleta A (UVA) tienen una longitud de onda de entre 320 y 400 nanómetros (nm).
  • La longitud de onda de los rayos ultravioleta B (UVB) es de entre 280 y 320 nm.
  • La longitud de onda de los rayos ultravioleta C (UVC) es de entre 100 y 280 nm.

Sólo los rayos ultravioleta UVA y UVB llegan a la superficie de la Tierra. La atmósfera terrestre absorbe las longitudes de onda de los rayos UVC.

  • Los rayos UVB tienen un riesgo mucho mayor de causar cáncer de la piel que los UVA.
  • Sin embargo, los rayos UVA producen envejecimiento, arrugas y pérdida de elasticidad.
  • Los rayos UVA también incrementan los efectos dañinos de los UVB, incluidos el cáncer de piel y las cataratas.

En la mayor parte de los casos, los rayos ultravioleta reaccionan con una sustancia química de la piel llamada melanina. Esta sustancia constituye la primera defensa frente al sol, ya que es la melanina la que absorbe los rayos UV que pueden causar daños graves en la piel. Las quemaduras solares se producen cuando el daño provocado por los UV supera la protección que la melanina de la piel puede proporcionar. Aunque una breve exposición a la luz del sol es sana y agradable, tomar demasiado el sol puede ser peligroso. Deberían adoptarse medidas para evitar la sobrexposición a la luz del sol y reducir así los riesgos de cáncer, envejecimiento prematuro de la piel, el desarrollo de cataratas y otros efectos nocivos.

¿Cómo puede protegerse contra los rayos del sol nocivos?

La mejor manera de protegerse contra los efectos dañinos del sol es limitando las exposiciones y protegiendo la piel.

La mejor manera para evitar las quemaduras solares en niños mayores de 6 meses consiste en seguir las recomendaciones A, B, C de la Academia Americana de Dermatología (American Academy of Dermatology):

Aléjese

No se exponga al sol al mediodía. Es cuando los rayos del sol son más dañinos.

Bloquee

Bloquee los rayos del sol utilizando un protector solar de al menos SPF 15. Aplíquese la loción 30 minutos antes de salir y vuelva a aplicársela a menudo durante el día. Los filtros solares no se deben utilizar en niños menores de 6 meses de edad.

Cúbrase

Cúbrase utilizando ropa que lo proteja, como camisas de manga larga y sombrero, cuando esté al sol. Use tejidos ligeros para protegerse lo más posible de la luz del sol. Mantenga a los bebés menores de 6 meses lejos de los rayos del sol directos en todo momento. Los sombreros de ala son aconsejables.

Tenga en cuenta que la arena y el pavimento reflejan los rayos UV incluso cuando se está bajo una sombrilla. La nieve es también una buena reflectora de los rayos UV. Las superficies reflectoras pueden reflejar hasta un 85 por ciento de los rayos solares dañinos.

Además, debe tener especial cuidado al comprar gafas protectoras para usted y sus hijos. Compre gafas de sol con etiquetas que garanticen la protección contra los rayos UV.

Debe recordar que muchos medicamentos, tanto los que se compran sin receta como los que prescribe el médico, aumentan la sensibilidad de la piel a los rayos UV. Como consecuencia, las personas cuya piel tiende a quemarse con facilidad pueden sufrir una quemadura severa en tan sólo unos minutos cuando están tomando ciertos medicamentos.

¿Qué son los bloqueadores solares?

Los bloqueadores (protectores solares o bronceadores con filtro solar) protegen la piel contra las quemaduras producidas por el sol y desempeñan un papel importante en el bloqueo de la penetración de los rayos ultravioleta (UV). Sin embargo, ningún protector solar bloquea los rayos UV al cien por cien.

Los términos que se utilizan en las etiquetas de los protectores solares pueden ser difíciles de entender. La protección que proporciona un protector solar se indica en el factor de protección solar (su sigla en inglés es SPF) que aparece en la etiqueta del producto. Un producto con un SPF mayor de 15 recibe el nombre de filtro de "bloqueo total".

Cómo usar los protectores solares:

Un protector solar protege contra las quemaduras solares y reduce el bronceado absorbiendo los rayos UV. Es importante usar de forma correcta los protectores solares para proteger la piel. Considere las siguientes recomendaciones:

  • Elija un protector solar para niños y pruébelo en la muñeca de su hijo antes de utilizarlo. Si a su hijo se le irritan los ojos o la piel, elija otra marca. Aplique el protector solar con mucho cuidado alrededor de los ojos.
  • Elija un protector de amplio espectro, es decir, que filtre tanto los rayos ultravioleta A (UVA) como los rayos ultravioleta B (UVB).
  • Aplique los protectores solares en todas las partes de la piel expuestas al sol, incluyendo aquellas que suelen pasarse por alto, como los bordes de las orejas, los labios, la nuca y los empeines.
  • Use protectores solares en todos los niños mayores de seis meses, independientemente del tipo o el color de su piel, ya que todos los tipos de piel necesitan protección contra los rayos UV. Incluso los niños de piel oscura pueden sufrir dolorosas quemaduras solares.
  • Aplique la loción 30 minutos antes de salir al sol para darle tiempo a hacer efecto. Utilícela generosamente y vuelva a aplicarla cada dos horas, al salir del agua o después de hacer ejercicio o sudar. Los protectores solares no son sólo para la playa: úselos cuando trabaje en el jardín o cuando practique algún deporte.
  • Utilice un protector solar a prueba de agua o resistente al agua.
  • La utilización de un protector solar con SPF de entre 20 y 30 proporciona una buena protección contra las quemaduras solares y evita el bronceado. Los protectores solares con SPF más alto protegen contra las quemaduras durante períodos más largos de tiempo que los protectores con un SPF menor. Explíqueles a sus hijos mayores o adolescentes que deben usar un protector solar y por qué es tan importante. Predique con el ejemplo utilizando un protector solar usted mismo.
  • Enséñeles a sus hijos adolescentes a evitar las cabinas de bronceado y los solarium. La mayoría utilizan lámparas de rayos ultravioleta A. Los investigadores han demostrado que los rayos UVA contribuyen al envejecimiento prematuro de la piel y al cáncer de piel.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de Las Emergencias No-Traumáticas

Call 877-RES-INFO for Nurse Advice, Doctor Referrals or Class Registration Monday - Friday 8 am to 8 pm • Weekends 8 am to 4:30pm