Intoxicación por Monóxido de Carbono

¿Cuáles son las causas de la intoxicación por monóxido de carbono?

El monóxido de carbono (CO) es un gas inodoro e incoloro que se crea cuando un combustible se está quemando (como la leña, la gasolina, el carbón, el gas natural o el queroseno). Respiración en humos del monóxido de carbono no sólo impide que el cuerpo utilice correctamente el oxígeno, sino que también daña el sistema nervioso central. Las personas que tienen problemas de salud tales como enfermedades cardiacas o pulmonares son especialmente vulnerables, al igual que los bebés, los niños, las mujeres embarazadas y las personas de edad avanzada.

¿Cuáles son algunas de las fuentes de monóxido de carbono?

La mayoría de las exposiciones a monóxido de carbono suceden en los meses de invierno y las fuentes más comunes de intoxicación por monóxido de carbono en el hogar son los calentadores complementarios sin ventilación. Un calefactor complementario sin salida al exterior es un tipo de estufa que usa el aire interior para el proceso de calefacción y libera en la habitación los gases producidos en el proceso de calefacción. De esta manera, un calefactor que esté mal instalado o que no funcione correctamente puede introducir monóxido de carbono y otros gases tóxicos en la habitación y consumir gran parte del oxígeno.

La mayoría de los calefactores complementarios de este tipo usan querosén o gas natural como combustible. Si bien los modelos más nuevos tienen sensores de oxígenos que apagan el calefactor cuando el nivel de oxígeno de la habitación desciende por debajo de un determinado nivel, los modelos más viejos no poseen estas características de seguridad. Debido a estos problemas de seguridad, muchos estados han prohibido el uso de calefactores sin salida al exterior.

Otras fuentes comunes de monóxido de carbono incluyen las siguientes:

  • Aparatos de cocina que no funcionan bien.
  • El humo del tabaco.
  • Las chimeneas tapadas.
  • Los tubos de escape de los automóviles.
  • Los calentadores de agua que no funcionan bien.
  • Los hornos de leña, gas, carbón o aceite en mal funcionamiento.
  • Las secadoras de ropa a gas que no funcionan bien.
  • Las chimeneas que queman leña, chimeneas decorativas, quemadores de troncos a gas o cualquier estufa en espacios no ventilados.
  • Los electrodomésticos de las cabañas o acampadores, las parrillas de barbacoa, la ausencia de una adecuada ventilación, los calentadores de piscina o de jacuzzi, las unidades de calefacción instaladas en el techo.

¿Cuáles son los síntomas de la intoxicación por monóxido de carbono?

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de la intoxicación por monóxido de carbono. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Dolores de cabeza.
  • Mareos.
  • Debilidad.
  • Náusea y vómito.
  • Rápidos latidos del corazón.
  • Convulsiones.
  • Paro cardiaco.
  • Pérdida de audición.
  • Visión borrosa.
  • Desorientación.
  • Pérdida del conocimiento o coma.
  • Fallo respiratorio.

La intoxicación por monóxido de carbono se parece a muchas enfermedades comunes tales como la gripe y la intoxicación por alimentos. Consulte siempre a su médico para el diagnóstico.

¿Cómo puede protegerse contra la intoxicación por monóxido de carbono?

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention), cada año más de 100 personas mueren sin querer en los Estados Unidos a causa de la intoxicación por el monóxido de carbono que emana de aparatos que funcionan con combustible, como calefactores, calderas u hornos, estufas y calefones. También de producen muertes relacionadas con el monóxido de carbono debido a la quema de carbón en el interior de una casa, garaje, vehículo o carpa. La intoxicación por monóxido de carbono es la causa de varios miles de visitas a las salas de emergencias de los hospitales cada año.

Algunas de las medidas más importantes para prevenir la intoxicación por monóxido de carbono son:

  • Limpie su horno y chimenea e inspecciónelos antes del comienzo de cada invierno.
  • Los calentadores eléctricos potátiles presentan menos peligros de envenenamiento por monóxido de carbono que los calentadores que trabajan con otros combustibles como el queroseno. Sin embargo, si usted utiliza calentadores portátiles que trabajan sin electricidad, por favor utilícelos en áreas bien ventiladas.
  • No encienda o deje encendidos coches, camiones u otros vehículos en un lugar cerrado.
  • No utilice calentadores portátiles o linternas mientras duerme en áreas cerradas tales como tiendas de campaña, acampadores y otros vehículos. Esto es especialmente importante en altitudes elevadas, donde aumenta el riesgo de intoxicación por monóxido de carbono.
  • Cuando los generadores alimentados a gasolina se usan para suministrar electricidad, se debe tener cuidado de mantener el generador a una distancia del hogar segura.

Acuda inmediatamente a un médico si sospecha que usted o un miembro de su familia sufren una intoxicación por monóxido de carbono.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de La Medicina del Medio Ambiente

Call 877-RES-INFO for Nurse Advice, Doctor Referrals or Class Registration Monday - Friday 8 am to 8 pm • Weekends 8 am to 4:30pm