¿Qué es el factor V Leiden?

El factor de riesgo genético más frecuente para la trombosis venosa es el factor V Leiden, presente en el 5 por ciento de la población general. El factor V es uno de los factores normales de coagulación sanguínea. El factor V Leiden es una forma cambiada o "mutada" del factor V que se inactiva diez veces más lentamente que el factor V normal. Esto provoca que permanezca más tiempo en la circulación, produciendo un estado de hipercoagulación. En otras palabras, la sangre sigue coagulándose, lo que produce una posible obstrucción.

Una copia del gen del factor V Leiden aumenta el riesgo de trombosis venosa de 4 a 8 veces, mientras que dos copias del gen aumentan el riesgo 80 veces.

Otros defectos coexistentes de la coagulación pueden producirse con el factor V Leiden y, en general, el riesgo de trombosis aumenta en los pacientes que tienen más de un defecto genético.

La mutación del factor V Leiden está implicada en el 20-40 por ciento de los casos de trombosis venosa, y se sospecha en individuos que tienen antecedentes médicos de trombosis venosa o en familias en las que existe una alta incidencia de trombosis venosa.

Trombosis

¿Qué es la trombosis?

La trombosis se produce cuando los coágulos obstruyen las venas (vasos sanguíneos que devuelven la sangre del cuerpo al corazón) o las arterias (vasos sanguíneos que llevan la sangre oxigenada del corazón al resto del cuerpo). La trombosis venosa es cuando un coágulo de sangre obstruye una vena, y la trombosis arterial es cuando el coágulo de sangre obstruye una arteria.

¿Qué causa la trombosis?

La trombosis venosa puede ser el resultado de lo siguiente:

  • Enfermedad o lesión en las venas de las piernas.
  • Inmovilidad por cualquier razón.
  • Fractura.
  • Ciertos medicamentos.
  • Obesidad.
  • Enfermedades hereditarias o predisposición heredada.

La acumulación local (estasis) de sangre en las piernas y la coagulación subsecuente puede producir varices. Los coágulos de las piernas pueden romperse y viajar a los pulmones, produciendo coágulos pulmonares que pueden causar dificultad para respirar, dolor y, en casos extremos, la muerte.

La trombosis arterial puede ser el resultado de la arteriosclerosis (endurecimiento de las arterias donde los depósitos de calcio o grasa hacen que las paredes arteriales se engrosen) de los vasos sanguíneos (formación de coágulos en las superficies anormales de los vasos sanguíneos).

Cuando se produce trombosis arterial en las arterias coronarias (las dos arterias que salen de la aorta para proporcionar sangre al músculo cardiaco) puede producirse un ataque al corazón. Cuando esto sucede en la circulación cerebral (cerebro), puede producir derrames cerebrales o falta de oxígeno en otros órganos.

¿Cuáles son los síntomas de la trombosis?

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de la trombosis. Sin embargo, cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Aumento de los coágulos de sangre en arterias y venas.
  • Dolor aislado en una pierna (normalmente la pantorrilla o la parte media del muslo).
  • Hinchazón de la extremidad.
  • Varices.

Los síntomas de la trombosis pueden parecerse a los de otros trastornos de la sangre o problemas médicos. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la trombosis?

Además de una historia médica completa y un examen físico, los procedimientos de diagnóstico para la trombosis pueden incluir exámenes de sangre adicionales, incluyendo pruebas de hipercoagulabilidad. También se utiliza la inyección de un contraste y la cateterización para diagnosticar la presencia de la trombosis venosa y arterial.

Tratamiento de la trombosis:

El tratamiento específico de la trombosis será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.
  • La extensión y tipo de trombosis.
  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.
  • Su opinión o preferencia.

El tratamiento puede incluir:

  • Medicamentos anticoagulantes, tales como la coumadina y la heparina.
  • Catéteres (para expandir el ancho, o lumen, de los vasos implicados).
  • Medicamentos, como el activador del plasminógeno tisular (su sigla en inglés es t-PA) y, o enzimas, como la estreptocinasa (para disolver los coágulos).

Haz click aquí para ir a la página de
Los Recursos en la Red de La Hematología y las Enfermedades de la Sangre

Call 877-RES-INFO for Nurse Advice, Doctor Referrals or Class Registration Monday - Friday 8 am to 8 pm • Weekends 8 am to 4:30pm