Cefalea en Racimos

¿Qué es una cefalea en racimos?

En relación con otros tipos de dolor de cabeza primario, las cefaleas en racimos son poco comunes. El dolor que producen es intenso y tienden a volver a ocurrir siempre de la misma manera en los individuos que las sufren.

Las cefaleas en racimos ocurren en grupos, o racimos, y cada ataque dura en promedio de una a tres horas. La frecuencia de ocurrencia puede variar de cada dos días a varias veces al día. Los periodos de cefalea en racimos son seguidos por remisiones que pueden durar meses o años.    

¿Cuáles son los síntomas de las cefaleas en racimos?

Aunque los síntomas pueden diferir, los siguientes son síntomas comunes de una cefalea en racimos:

  • inicio súbito del dolor, generalmente alrededor del ojo
  • el dolor alcanza un punto máximo en unos 10 a 15 minutos
  • inquietud o agitación 
  • ojos enrojecidos o lagrimosos
  • congestión nasal
  • sudoración en la frente
  • párpados caídos o con hinchazón

Los síntomas de una cefalea en racimos podrían parecerse a otras afecciones o problemas médicos. Siempre consulte un médico para que le haga un diagnóstico.

Datos sobre las cefaleas en racimos:

  • afecta más a los hombres que a las mujeres
  • los dolores de cabeza comienzan típicamente alrededor de los 30 años de edad
  • la herencia podría influenciar las cefaleas en racimos
  • se desconoce su causa exacta

¿Cómo se diagnostican las cefaleas en racimos?

Según la Academia Estadounidense de Médicos de Familia (American Academy of Family Physicians, AAFP), las cefaleas en racimos se diagnostican mediante los antecedentes reportados de un patrón de brotes recurrentes de ataques de dolor de cabeza casi a diario que duran días, semanas o meses. Aunque no se usan de manera rutinaria para el diagnóstico, los escáneres de tomografía de emisión de positrones (PET, por sus siglas en inglés) y las imágenes por resonancia magnética funcional (fMRI) están siendo utilizados por investigadores para ayudar a comprender cuáles son las causas de las cefaleas en racimos y cómo afectan al cuerpo humano.

¿Cómo se tratan las cefaleas en racimos?

Para el tratamiento de las cefaleas en racimos se hace necesario un método doble: el tratamiento agudo y la prevención. El primer paso es detener o al menos calmar el ataque presente. La AAFP recomienda la terapia de oxígeno a través de una mascarilla facial para ayudar a detener un ataque agudo. 

También se utiliza un aerosol nasal llamado sumatriptan (Imitrex®)  para aliviar el dolor intenso de una cefalea en racimos. Sumatriptan es un agonista selectivo de los receptores de la serotonina, un medicamento que hace que los vasos sanguíneos del cerebro se constriñan, aliviando así el dolor.

La segunda parte del tratamiento de las cefaleas en racimos es prevenir los ataques recurrentes mediante el uso diario de medicamentos. Hay varios medicamentos que se usan para prevenir los ataques de cefaleas en racimos, pero sólo unos cuantos han sido evaluados en ensayos clínicos aleatorios y controlados. 

Entre los medicamentos que se pueden usar para prevenir las cefaleas en racimo se encuentran:

  • verapamil - un medicamento que relaja los vasos sanguíneos
  • prednisona - un medicamento esteroide que reduce la hinchazón
  • ergotamina - un medicamento que funciona junto con la cafeína para prevenir la expansión de los vasos sanguíneos de la cabeza

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de Los Trastornos del Sistema Nervioso

Call 877-RES-INFO for Nurse Advice, Doctor Referrals or Class Registration Monday - Friday 8 am to 8 pm • Weekends 8 am to 4pm