Trasplante de Riñón

¿Qué es un trasplante de riñón?

Un trasplante de riñón es un procedimiento quirúrgico que se lleva a cabo para reemplazar el riñón enfermo de una persona por un riñón de otra persona sana. El riñón puede provenir de un donante fallecido o de uno vivo. Los familiares o las personas que no están relacionadas al entorno familiar pero que cumplen con los requisitos de compatibilidad pueden donar uno de sus riñones. Este tipo de trasplante se denomina trasplante de donante vivo. Las personas que donan un riñón pueden seguir viviendo normalmente.

Cuando una persona se somete a esta clase de trasplante, suele recibir sólo un riñón; sin embargo, existen casos aislados en los que es posible que reciba ambos riñones de un donante fallecido. En la mayoría de los casos, los órganos enfermos se mantienen en su lugar durante el procedimiento. El riñón trasplantado se implanta en la parte inferior del abdomen en la región anterior del cuerpo.

¿Cuándo se recomienda un trasplante de riñón?

Este tipo de intervención se recomienda para los niños que sufren una disfunción renal grave y que no lograrán sobrevivir sin diálisis o un trasplante. A continuación se enumeran algunas de las enfermedades renales en los niños para las cuales es necesario realizar un trasplante; sin embargo, se debe tener en cuenta que no todos los casos requieren de esta intervención. Siempre consulte al médico de su hijo para obtener un diagnóstico.

  • trastornos renales obstructivos congénitos que provocan hidronefrosis, entre los que se incluyen los siguientes:
    • obstrucción de la unión ureteropélvica
    • reflujo vesicoureteral
    • válvulas uretrales posteriores
    • síndrome del abdomen en ciruela pasa
    • megauréter
  • síndrome nefrótico congénito
  • síndrome de Alport
  • cistinosis juvenil y nefropática
  • enfermedad renal poliquística
  • síndrome de uña-rótula
  • glomerulonefritis
  • enfermedad de Berger
  • púrpura de Henoch-Schönlein
  • síndrome urémico hemolítico
  • granulomatosis de Wegener
  • síndrome de Goodpasture

¿Cuántos niños en Estados Unidos necesitan un trasplante de riñón?

Visite el sitio la Red Unida para Compartir órganos (United Network for Organ Sharing, en inglés UNOS) para obtener las estadísticas de los pacientes en lista de espera para recibir un trasplante de riñón; y para conocer la cantidad de pacientes que recibieron un trasplante este año.

¿Cuál es el origen de los órganos trasplantados?

La mayoría de los riñones que se trasplantan provienen de donantes cadavéricos. Estas personas son adultos o niños cuyo estado de salud se considera crítico y que no lograrán sobrevivir debido a la enfermedad que los afecta. En el caso de un donante adulto, es probable que la persona haya aceptado donar sus órganos con anterioridad a enfermarse. Los padres o los cónyuges de un paciente terminal pueden también tomar la decisión de donar los órganos de su ser querido. Un último punto a tener en cuenta es que los donantes pueden ser originarios de cualquier lugar de Estados Unidos. Este tipo de trasplante se denomina trasplante cadavérico.

Cuando un niño se somete a esta clase de trasplante, suele recibir sólo un riñón; sin embargo, existen casos aislados en los que es posible que reciba ambos riñones de un donante cadavérico. Actualmente, se está realizando una serie de experimentos que consiste en dividir un único riñón para dos receptores. Los familiares o las personas que no pertenecen al entorno familiar pero que cumplen con los requisitos de compatibilidad, también pueden donar uno de sus riñones, lo que no afecta en absoluto su calidad de vida ya que pueden vivir normalmente con un solo riñón. Este tipo de trasplante se denomina trasplante de donante vivo. Si bien el peso de la mayoría de los niños que requieren un trasplante de riñón supera los 15 kilogramos (33 libras), algunos centros de trasplante cuentan con los elementos necesarios para trasplantar riñones de donantes adultos en niños y bebés que pesan sólo 5 kilogramos (11 libras).

¿Cómo se asignan los órganos para trasplante?

En Estados Unidos, la asociación responsable de la distribución de los órganos para trasplantes es la Red Internacional de Distribución de órganos (UNOS). Esta entidad supervisa la asignación de diferentes tipos de trasplantes, entre los que se incluyen los trasplantes de hígado, de riñón, de páncreas, de corazón, de pulmón y de córnea.

La UNOS recibe información proveniente de hospitales y centros médicos de todo el país acerca de los adultos y los niños que necesitan un trasplante. El equipo médico que atiende a su hijo debe enviar los datos del niño a la UNOS y actualizarlos cada vez que se produzcan cambios en su estado clínico.

Esta información se clasifica de acuerdo con una serie de pautas destinadas a garantizar que todas las personas que se encuentran en la lista de espera se juzguen con equidad en cuanto a la gravedad de su enfermedad y la urgencia para recibir un trasplante. Una vez que la UNOS recibe los datos de los hospitales locales, las personas en espera de un trasplante se colocan en la lista de espera y se les proporciona un código según su "estado". Las que presentan mayor urgencia y necesidad de recibir un trasplante se colocan en los primeros lugares de esta lista y se les da prioridad cuando un donante de hígado está disponible.

Una vez que se detecta un donante de órganos, una computadora busca los datos de todas las personas que se encuentran en la lista de espera para trasplante de riñón y rechaza a aquéllas que no son compatibles con el órgano disponible. Se confecciona una lista nueva con los candidatos que cumplen con los requisitos y se considera para el trasplante a la primera persona en ella. Si por alguna razón se determina que esa persona no es un candidato adecuado, se considera a la siguiente en la lista y así sucesivamente. Algunos de los motivos por los cuales podría no considerarse apta a una persona para un trasplante y, por consiguiente, considerar a una que se encuentra más abajo en la lista, son el tamaño del órgano donado y la distancia geográfica entre el donante y el receptor.

¿Cómo ingresa mi hijo en la lista de espera para un riñón nuevo?

Para determinar si es posible que su hijo forme parte de una lista de espera para recibir un trasplante, se debe llevar a cabo una amplia evaluación, la cual incluye los siguientes exámenes:

  • análisis de sangre
  • exámenes de diagnóstico
  • evaluación psicológica y social del niño (si tiene la edad suficiente para ello) y de la familia

Los exámenes se realizan para reunir información y determinar qué grado de prioridad se le asignará a su hijo en una lista de trasplante y para garantizar que el niño reciba un órgano compatible. Mediante estos exámenes se evalúa el estado de salud general del niño, es decir, la función cardíaca, pulmonar y renal, el estado nutricional del niño y la presencia de infecciones. Los análisis de sangre, que contribuyen a disminuir las probabilidades de que el órgano donado sea rechazado, pueden incluir los siguientes:

  • los análisis bioquímicos - estos análisis pueden incluir la creatinina sérica, los electrólitos (como por ejemplo, sodio y potasio), el colesterol y la evaluación de la función hepática.
  • estudios de coagulación como por ejemplo, el tiempo de protrombina (su sigla en inglés es PT) y el tiempo parcial de tromboplastina (su sigla en inglés es PTT) - exámenes que se utilizan para determinar el tiempo de coagulación de la sangre.

Algunos análisis de sangre adicionales también contribuirán a disminuir las probabilidades de que el órgano donado sea rechazado. Entre algunos de estos análisis se incluyen los siguientes:

  • grupo sanguíneo de su hijo
    Cada persona tiene un grupo sanguíneo específico: grupo A+, A-, B+, B-, AB+, AB-, O+ u O-. Cuando se lleva a cabo una transfusión, la sangre de su hijo y la que recibe deben ser compatibles o podría producirse una reacción alérgica. Esta misma reacción puede presentarse también si la sangre que se encuentra en un órgano donado ingresa al cuerpo de su hijo durante un trasplante. Las reacciones alérgicas pueden evitarse por medio de las pruebas de compatibilidad del grupo sanguíneo de su hijo con el del donante.
  • antígenos leucocitarios humanos (su sigla en inglés es HLA) y anticuerpos reactivos al panel (su sigla en inglés es PRA)
    Estos exámenes ayudan a determinar las probabilidades de éxito de un trasplante de órgano a través de la búsqueda de anticuerpos en la sangre de su hijo. El sistema inmune del cuerpo reacciona ante cualquier sustancia extraña, como por ejemplo una transfusión de sangre o un virus, y produce anticuerpos, los cuales tratarán de atacar a los órganos trasplantados. Por lo tanto, cuando un niño recibe un trasplante, se le administrarán medicamentos cuya función es reducir la respuesta del sistema inmune. Es importante saber que cuanto mayor sea el nivel de anticuerpos reactivos al panel en su hijo, mayor será la probabilidad de rechazo.
  • pruebas de la función renal, hepática y de cualquier otro órgano vital
  • estudios virales
    Estos exámenes determinan si su hijo posee anticuerpos contra virus como por ejemplo, el citomegalovirus (CMV), que podrían aumentar la probabilidad de rechazo del órgano donado.

Los exámenes de diagnóstico que se realizan son exhaustivos pero necesarios para determinar el cuadro clínico de su hijo. A continuación se enumera una serie de exámenes adicionales que pueden realizarse, aunque muchos de ellos se deciden en forma particular:

  • ecografía renal -  examen no invasivo en la que un transductor que produce ondas sonoras que rebotan fuera del riñón se pasa por encima de los riñones, transmitiendo una imagen del órgano en una pantalla de video. Se utiliza para determinar el tamaño y la forma del riñón y para detectar masas, cálculos renales, quistes y otras obstrucciones o anomalías.
  • biopsia renal - procedimiento mediante el cual se toman muestras de tejido del riñón (con una aguja o durante una cirugía) para examinarlas con un microscopio.
  • pielografía endovenosa (su sigla en inglés es IVP) - serie de radiografías de los riñones, los uréteres y la vejiga que se toman después de inyectar un medio de contraste en la vena y que se utilizan para detectar tumores, anomalías, cálculos renales o cualquier obstrucción, y para evaluar el flujo sanguíneo renal.

El equipo de trasplante considerará toda la información de las entrevistas, los antecedentes médicos, el examen físico y los exámenes de diagnóstico de su hijo a fin de determinar si el niño puede ser candidato para un trasplante de riñón. Después de la evaluación y una vez que haya sido aceptado para un trasplante de riñón, su hijo pasará a formar parte de la lista de la Red Internacional de Distribución de órganos (UNOS).

Equipo de trasplante de riñón:

El grupo de especialistas involucrado en el cuidado de los niños que se someten a un procedimiento de trasplante suele denominarse el "equipo de trasplante", y todos sus miembros trabajan en forma conjunta para maximizar las probabilidades de un trasplante exitoso. Este equipo está compuesto por:

  • cirujanos de trasplantes - médicos especializados en trasplantes que realizarán la cirugía y que coordinarán a todos los miembros del equipo. Realizan un seguimiento de su hijo antes del trasplante y aun después de que se da al niño de alta.
  • nefrólogos - médicos especialistas en enfermedades de los riñones que participarán en el tratamiento de su hijo antes y después de la cirugía.
  • urólogos - médicos especializados en el diagnóstico y el tratamiento de los trastornos del tracto genitourinario.
  • enfermera o enfermero coordinador del trasplante - enfermera o enfermero que organiza todos los aspectos de los cuidados que se le proporcionarán a su hijo antes y después del trasplante. Esta persona será la encargada de educar al paciente y de coordinar los exámenes de diagnóstico con los cuidados de seguimiento.
  • trabajadores sociales - profesionales que ofrecerán contención y ayuda a su familia para enfrentar las diferentes situaciones que pudieran surgir, entre las que se incluyen el alojamiento, transporte, financiamiento y algunos asuntos legales. También pueden ayudarle a coordinar métodos de aprendizaje alternativos para que su hijo no se atrase en la escuela.
  • nutricionistas - profesionales que trabajarán estrechamente con usted y su familia para ayudarlo a satisfacer las necesidades nutricionales de su hijo antes y después del trasplante.
  • fisioterapeutas - profesionales que ayudarán a su hijo a recuperar su independencia, su fortaleza y su resistencia después del trasplante.
  • asistencia pastoral - capellanes que proporcionarán apoyo y asistencia espiritual.
  • otros miembros del equipo - otros miembros del equipo evaluarán a su hijo antes del trasplante y proporcionarán cuidados de seguimiento según sea necesario. Entre estos profesionales pueden encontrarse los siguientes:
    • farmacéuticos
    • anestesistas
    • hematólogos
    • especialistas en enfermedades infecciosas
    • terapeutas respiratorios
    • técnicos de laboratorio
    • psicólogos
    • especialistas en niños

¿Cuánto debo esperar para obtener un riñón nuevo?

Desafortunadamente, no existe una respuesta concreta a esta pregunta. A veces, los niños esperan sólo unos días o unas semanas antes de recibir un órgano. Si no existe un familiar vivo donante, una persona puede permanecer meses o años en la lista de espera antes de que surja un órgano compatible. Durante este tiempo, los médicos y el equipo de trasplante de su hijo realizarán un seguimiento minucioso de su estado. También se encuentran disponibles diversos grupos que brindan apoyo para sobrellevar este período de espera.

¿Cómo se notifica la disponibilidad de un riñón?

Cada equipo de trasplante tiene sus propias pautas específicas en lo que respecta a la espera de las personas en la lista de trasplantes y a la notificación de la disponibilidad de un órgano donado. En la mayoría de los casos, se le notificará del hallazgo a la familia del paciente por teléfono o mediante un localizador, y ésta deberá presentarse en el hospital inmediatamente para que el niño pueda recibir la preparación adecuada para el trasplante.

¿En qué consiste una cirugía de trasplante de riñón?

Una vez que se le notifica que se dispone de un órgano para su hijo, usted y él deberán presentarse inmediatamente en el hospital. Esto puede suceder en cualquier momento, por lo que siempre deberá estar preparado. Una vez en el hospital, el niño será sometido a algunos análisis de sangre finales para confirmar la compatibilidad del órgano.

Luego, se llevará al niño al quirófano. Las cirugías de trasplante suelen requerir muchas horas, pero tenga en cuenta que la duración variará considerablemente según cada caso. Durante el procedimiento, un miembro del equipo de trasplante lo mantendrá informado sobre el progreso de la operación.

Cuidados posoperatorios para un trasplante de riñón:

Luego de la cirugía, su hijo será llevado a la unidad de cuidados intensivos (UCI) para un control más estricto. El tiempo que su hijo deba permanecer en esta unidad dependerá del trastorno particular que lo afecte. Una vez estabilizado, el niño será trasladado a la unidad especial del hospital que se encarga de la atención de los pacientes que se someten a trasplantes de riñón, donde se controlará estrictamente su evolución. Usted recibirá la preparación necesaria relacionada con todos los aspectos del cuidado de su hijo durante este período. Esto incluye la información que el equipo de trasplante le brindará acerca de los medicamentos, las actividades, el seguimiento, la dieta y otras instrucciones específicas.

¿Qué es el rechazo?

El rechazo es una reacción normal del cuerpo a un objeto extraño. Cuando se coloca un riñón nuevo en el cuerpo de una persona, el organismo considera el órgano trasplantado como una amenaza e intenta atacarlo. El sistema inmune produce anticuerpos para intentar destruirlo, sin reparar en que el órgano trasplantado es beneficioso. Para permitir que el riñón se adapte satisfactoriamente en un cuerpo nuevo, se deben administrar medicamentos cuya función es forzar al sistema inmune a aceptar el trasplante.

¿Cuáles son los síntomas del rechazo?

A continuación se enumeran los signos y síntomas más comunes del rechazo. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • fiebre
  • sensibilidad sobre la región del riñón
  • nivel alto de creatinina en la sangre
  • presión sanguínea alta

El equipo de trasplante de su hijo le dirá con quién comunicarse inmediatamente si se presenta alguno de estos síntomas.

¿Cómo prevenir el rechazo?

Se deben administrar medicamentos de por vida para que el niño pueda combatir el rechazo. Tenga en cuenta que cada niño es único y que cada equipo de trasplante tiene preferencia por distintos medicamentos. Entre los medicamentos antirrechazo más utilizados se incluyen los siguientes:

  • ciclosporina
  • tacrolimus
  • azatioprina
  • micofenolato mofetil
  • prednisona
  • anticuerpos monoclonales OKT3
  • inmunoglobulina antitimocítica (su sigla en inglés es ATGAM)

Continuamente se están aprobando nuevos medicamentos antirechazo. Los médicos establecen los regímenes de medicamentos para satisfacer las necesidades de cada niño en particular. Las dosis de estos medicamentos pueden cambiar con frecuencia, según la reacción de su hijo. Debido a que los medicamentos antirrechazo afectan el sistema inmune, los niños que reciben un trasplante correrán mayor riesgo de contraer infecciones. Por lo tanto, deberá mantenerse el equilibrio entre la prevención del rechazo y que su hijo se vuelva muy susceptible a la infección. Se realizarán análisis de sangre periódicos para determinar la cantidad de medicamentos en el cuerpo a fin de asegurarse de que su hijo no reciba una dosis excesiva o insuficiente. Los glóbulos blancos también constituyen un indicador importante de las dosis de medicamentos que el niño necesita.

¿Qué sucede con las infecciones?

El riesgo de infección es especialmente alto en los primeros meses debido a que las dosis de medicamentos antirrechazo son mayores durante esta etapa. Como consecuencia, es probable que su hijo deba tomar medicamentos para evitar la aparición de otras infecciones. Entre las que más pueden llegar a afectarlo se incluyen las infecciones micóticas orales (aftas), el herpes y los virus respiratorios.

Perspectiva a largo plazo para un niño luego de un trasplante de riñón:

Las personas que se someten a un trasplante deben afrontar un proceso que durará toda su vida. Se deben administrar medicamentos que engañen al sistema inmune para que no ataque al órgano trasplantado y otros que evitan los efectos secundarios de los medicamentos antirrechazo, como por ejemplo, la infección. Resulta esencial realizar visitas frecuentes y mantener un contacto estrecho con el equipo de trasplante. También es de vital importancia conocer los signos de rechazo del órgano (además de estar diariamente alerta ante su aparición). Cuando el niño alcanza una edad determinada, necesitará más información acerca de los medicamentos antirrechazo (su función y los signos de rechazo) para poder cuidar de sí mismo de manera independiente.

Cada niño es único y cada trasplante es diferente. Debido a que los médicos y científicos aprenden cada día más acerca de la reacción del cuerpo frente a los órganos trasplantados y a que también buscan diversos métodos para optimizar los trasplantes, los resultados de este tipo de intervenciones son cada vez más alentadores.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de Los Trasplantes

Call 877-RES-INFO for Nurse Advice, Doctor Referrals or Class Registration Monday - Friday 8 am to 8 pm • Weekends 8 am to 4pm