Problema de Poca Gravedad Versus la Verdadera Emergencia

Muchas lesiones leves pueden tratarse en el hogar. Sin embargo, en ciertas ocasiones es necesario dirigirse al departamento de emergencias del hospital. En general, lleve a su hijo a la sala de emergencias cuando esté herido si piensa que el problema puede requerir atención urgente, incluyendo casos en los que el niño tenga:

  • dificultad para respirar, disnea o esputos con sangre.
  • los labios, la piel o los lechos ungueales color azul o púrpura.
  • dolor u opresión en el tórax o en el abdomen.
  • mareo, debilidad o trastornos de la vista repentinos.
  • cambios en el estado mental (como pérdida del conocimiento, confusión o dificultad para despertarse).
  • convulsiones.
  • mordeduras humanas, de serpientes o de animales.
  • dolor agudo o pérdida del movimiento o la sensibilidad en cualquier parte del cuerpo.
  • hemorragia abundante o hemorragia que no se detiene al aplicar presión directa.
  • quemaduras severas o quemaduras en la cara.
  • fracturas de huesos.
  • heridas penetrantes.
  • lesiones en la cabeza, la columna vertebral o los ojos.
  • señales de reacción alérgica como pápulas, hinchazón de la cara, los labios, los ojos o la lengua, desmayos o dificultad para respirar, para tragar o sibilancias.

Esta lista es parcial. Existen otros problemas que pueden requerir atención de emergencia. Consulte al médico de su hijo para obtener más información.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de Las Lesiones y las Intoxicaciones Frecuentes en la Niñez

Call 877-RES-INFO for Nurse Advice, Doctor Referrals or Class Registration Monday - Friday 8 am to 8 pm • Weekends 8 am to 4pm
 
Topic Index
Recordatorio

Cuando no esté seguro si la lesión de su hijo requiere atención de emergencia, tómela como una emergencia. Llame al 911 o a los servicios de emergencia de su localidad de inmediato en caso de cualquier lesión grave.