Abrasiones

¿Qué es la abrasión?

La abrasión es el desgaste o roce superficial de la piel como consecuencia de una raspadura o quemadura por fricción. En general, las abrasiones son lesiones leves que pueden tratarse en el hogar. En el momento de la lesión, es posible que se produzca una hemorragia o pequeña secreción en la piel.

Primeros auxilios para las abrasiones:

  • Tranquilice a su hijo y hágale saber que usted puede ayudarle.
  • Lávese las manos minuciosamente.
  • Lave minuciosamente la superficie afectada por la abrasión con agua y jabón, pero no restriegue la herida. Quite toda partícula sucia de la zona y deje que el agua del grifo corra sobre ella durante varios minutos. Si la abrasión no se limpia minuciosamente, es posible que se formen cicatrices.
  • Aplique una loción o crema antiséptica.
  • Cubra la zona con un vendaje adhesivo o almohadilla de gasa si la herida se produjo en las manos o los pies, o si puede manchar la ropa. Cambie el apósito con frecuencia.
  • Revise la zona a diario y manténgala limpia y seca.
  • No sople la superficie afectada por la abrasión, ya que puede propiciar el desarrollo de gérmenes.

¿Cuándo debo llamar al médico de mi hijo?

El tratamiento específico para las heridas de la piel será determinado por el médico de su hijo. En general, llámelo en caso de abrasiones que:

  • se hayan producido cerca de los ojos o en la cara.
  • tengan suciedad, piedras o grava incrustada.
  • muestren signos de infección, como aumento de la temperatura, enrojecimiento, hinchazón o secreciones.
  • cubran superficies grandes del cuerpo (como el pecho, la espalda o una extremidad en su totalidad).

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de Las Lesiones y las Intoxicaciones Frecuentes en la Niñez

Call 877-RES-INFO for Nurse Advice, Doctor Referrals or Class Registration Monday - Friday 8 am to 8 pm • Weekends 8 am to 4pm
 
Topic Index