Diabetes

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad del metabolismo caracterizada por una falla al producir suficiente insulina, o en algunos casos, las células no responden apropiadamente a la insulina que se produce. Ya que el cuerpo necesita la insulina para convertir la glucosa en energía, estas fallas dan como resultado niveles muy altos de glucosa que se acumulan en la sangre. La diabetes puede ser el resultado de otras condiciones como síndromes genéticos, químicos, drogas, malnutrición, infecciones, virus u otras enfermedades.

Los tres tipos principales de diabetes - el tipo 1, tipo 2, y la gestacional - se definen como desórdenes metabólicos que afectan la forma en que el cuerpo metaboliza, o usa la comida digerida para hacer glucosa, la fuente principal de energía para el cuerpo.

¿Qué es la prediabetes?

La diabetes de tipo 2 es comúnmente precedido por prediabetes. En la prediabetes, los niveles de glucosa en la sangre son más altos de lo normal pero no suficientemente altos para incluirse en la definición de diabetes. Sin embargo, muchas personas con prediabetes desarrollan la diabetes tipo 2 en menos de 10 años, según declaraciones del Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales. La prediabetes también aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca y apoplejía. Con una pérdida de peso modesta y una actividad física moderada, las personas con prediabetes pueden demorar o prevenir la aparición de la diabetes tipo 2.

Prediabetes afecta a 57 millones de personas en los EE.UU., de acuerdo con la American Diabetes Association.

Los adolescentes y la diabetes:

Aunque la adolescencia puede representar un desafío para cualquier niña o niño, ya que se enfrenta a cambios sexuales y emocionales, esta etapa puede ser especialmente dura para los adolescentes con diabetes. Intrínsecamente, los adolescentes quieren "encajar", y diferenciarse de sus pares por algún motivo puede ser emocionalmente estresante.

El adolescente que al principio aceptó perfectamente el plan de control de su diabetes puede volverse rebelde y rehusarse a obedecer. También puede negar la enfermedad, o manifestar un comportamiento cada vez más agresivo como reacción al estrés que le produce controlar la diabetes, en un momento de su vida que de por sí es un reto difícil de afrontar.

Un aspecto del manejo de la diabetes, el control del nivel de azúcar en sangre, es especialmente difícil en la adolescencia. Los investigadores creen que la hormona del crecimiento producida durante la adolescencia para estimular el crecimiento óseo y muscular también puede actuar como un agente anti-insulina. Los niveles de azúcar en sangre se vuelven más difíciles de controlar, dando como resultado niveles que oscilan entre demasiado altos y demasiado bajos. Esta falta de control de los niveles del azúcar en sangre puede ser muy frustrante para el adolescente.

Cómo ayudar al adolescente a enfrentar la enfermedad:

La comunicación abierta entre usted y su hijo adolescente con diabetes es fundamental durante este período. Debe reconocer que su hijo desea que lo traten como a un adulto, aun si esto significa dejar que se haga cargo de su propio plan de control de la diabetes. Los padres también deben reconocer que los adolescentes necesitan:

  • espontaneidad
    La adolescencia es un período caracterizado por la espontaneidad, como detenerse a comer pizza después del colegio. Sin embargo, el adolescente con diabetes también necesita darse cuenta de que el control satisfactorio de su diabetes le brindará la flexibilidad que tanto ansía.

  • control
    Los adolescentes pretenden hacerse cargo de sus propias vidas y crear sus propias identidades. Para lograr este control, el adolescente evaluará los límites. Sin embargo, un adolescente con diabetes puede aprender que al ejercer control sobre su diabetes, está aprendiendo a controlar otros aspectos de la vida.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de La Medicina del Adolescente

Call 877-RES-INFO for Nurse Advice, Doctor Referrals or Class Registration Monday - Friday 8 am to 8 pm • Weekends 8 am to 4pm
 
Topic Index
Estadística de la Diabetes y los Niños

El riesgo de desarrollar la diabetes tipo 1 es mayor que el de desarrollar casi cualquier otra enfermedad infantil crónica grave.

La mayor incidencia ocurre durante la pubertad, entre los 10 y los 12 años de edad en las niñas, y entre los 12 y los 14 años en los niños.

Los síntomas de la diabetes tipo 1 pueden parecerse a los de la gripe en los niños.

La diabetes tipo 1 suele ser hereditaria. Los hermanos y hermanas de niños con diabetes tipo 1 tienen alrededor de un 10 por ciento de probabilidades de desarrollar la enfermedad antes de los 50 años de edad.

El gemelo de una persona que padece diabetes tipo 1 tiene una probabilidad del 25 al 50 por ciento de desarrollar la diabetes tipo 1.