Examen del Papanicoulaou

¿Qué es el examen del Papanicolaou?

Ilustración de un método de prueba de pap

El examen del Papanicolaou (llamado en algunos países citología o simplemente Papanicolaou) es una forma de examinar las células recogidas del cerviz, o de la "boca" de la matriz (localizada en la parte de arriba de la vagina), para detectar la presencia de:

  • Infecciones.
  • Inflamación.
  • Células anormales.
  • Cáncer.

¿Porqué se le recomienda el examen de Papanicolaou a las mujeres?

Un examen de Papanicolaou, junto con un examen pélvico, es una parte importante de la rutina para el cuidado de la salud de la mujer porque puede detectar anormalidades que pueden llevar al cáncer invasivo. La mayoría de los cánceres invasivos del cerviz pueden detectarse temprano si la mujer tiene exámenes de Papanicolaou y pélvicos regularmente. Así como con otros tipos de cáncer, es más probable tener éxito tratando el cáncer del cerviz si se detecta temprano.

El examen del Papanicolaou sirve para detectar las células cancerosas, así como otras anormalidades cervicales y vaginales que incluyen la displasia (células precancerosas) y la inflamación. La inflamación puede ser causada por:

  • Infecciones de honguillos.
  • Infecciones de tricomoniasis.
  • Bacterias.
  • Virus.
  • Medicamentos u otros químicos.
  • Hormonas.
  • Embarazo.
  • Abortos espontáneos (o clínicos).

¿Quién debería tener un Papanicolaou?

Las mujeres deberían consultar siempre al médico acerca de la fecha y la frecuencia para la realización del Papanicolaou y el examen pélvico.

Según el Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute, su sigla en inglés es NCI), la Sociedad Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society, su sigla en inglés es ACS), y el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists, su sigla en inglés es ACOG), las pautas generales incluyen:

  • Las pruebas de detección del cáncer cervical se deben iniciar aproximadamente a los tres años de que la mujer comenzó a tener relaciones sexuales, pero no después de los 21 años de edad.
  • Los expertos recomiendan esperar aproximadamente tres años después de la iniciación de la actividad sexual porque las infecciones por papilomavirus humano (su sigla en inglés es HPV) transitorias y los cambios celulares cervicales no significativos son frecuentes, y una anomalía significativa o cáncer tarda años en desarrollarse. El cáncer cervical es muy poco frecuente en mujeres menores de 25 años.
  • Las mujeres deberían someterse a una prueba de Papanicolaou por lo menos una vez cada tres años.
  • La Sociedad Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society, su sigla en inglés es ACS) y el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists, su sigla en inglés es ACOG) recomiendan un estudio de detección de citología cervical con pruebas de Papanicolaou regulares o estudios de detección bianuales (cada dos años) con pruebas de citología líquida (técnica Thinprep) hasta los 30 años. Las mujeres menores de 30 años tienen mayores probabilidades que las mujeres más ancianas de contraer tipos de HPV de alto riesgo que pueden ocasionar enfermedad cervical premaligna, afección que debe descartarse antes de ampliar los intervalos de estudio.
  • La ACS y el ACOG recomiendan a las mujeres con tres resultados normales seguidos someterse a estudios de detección cada dos a tres años a partir de los 30 años de edad. Sin embargo, las mujeres con ciertos factores de riesgo, como una infección por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), un sistema inmune débil, exposición intrauterina al dietiletilbestrol (su sigla en inglés es DES), o un diagnóstico previo de cáncer cervical pueden necesitar estudios de detección más frecuentes.
  • Las mujeres de 65 a 70 años de edad que han tenido por lo menos tres pruebas de Papanicolaou normales, sexualmente inactivas, y ninguna anormal en por lo menos 10 años pueden decidir, en consulta con su profesional de la salud, suspender las pruebas de detección de cáncer cervical.
  • Las mujeres a quienes se les ha practicado una histerectomía total (extirpación del útero y cuello uterino) no necesitan someterse a pruebas de detección de cáncer cervical, a menos que la cirugía se haya realizado como tratamiento para la etapa previa al cáncer o para el cáncer cervical.
  • Las mujeres deben buscar asesoramiento médico experto sobre cuándo deben comenzar a realizarse las pruebas de detección, con qué frecuencia deben realizarlas y cuándo pueden interrumpir la realización de las pruebas de detección cervical, en especial si tienen un riesgo mayor que el riesgo promedio debido a factores como la infección por VIH o infección con el virus de HPV.

Citología basada en líquido - una alternativa a la prueba de Papanicolau:

Durante los últimos años, una nueva manera de evaluar las células cervicales y hallar anomalías ha tenido gran aceptación entre la comunidad médica. Este procedimiento se denomina citología basada en líquido. La prueba fue aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA), y es un procedimiento basado en un líquido, mediante el cual se colocan las células del cuello del útero en un frasquito con el líquido, en vez de "regarlos" en un portaobjetos. A continuación, se filtra el líquido y las células cervicales se colocan solas en un portaobjetos para poder ser examinadas. Aunque el costo del procedimiento es el doble si se lo compara con un examen de Papanicolau, los estudios muestran que estas pruebas podrían requerir menos repeticiones y detectar más lesiones en la etapa temprana. Consulte con su médico para obtener más información.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de La Salud Ginecoló gica

Call 877-RES-INFO for Nurse Advice, Doctor Referrals or Class Registration Monday - Friday 8 am to 8 pm • Weekends 8 am to 4pm
 
Topic Index
Resultados anormales del Papanicolaou

De acuerdo con el Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute), cuando el examen del Papanicolaou muestra ambigüedad o una anormalidad menor, el examen usualmente se repite para asegurar su precisión.

Si el examen muestra una anormalidad significante, una colposcopía puede ser realizada (usando un instrumento llamado colposcopio) para examinar la vagina y el cerviz.

Un examen de Schiller también puede realizarse, en éste el cerviz es recubierto con una solución de yodo. El yodo tiñe las células sanas de color marrón, mientras que las células anormales mantienen su típico color blanco o amarillo.

Una biopsia podría realizarse, en está el médico extirpa una pequeña cantidad de tejido cervical para ser examinado por un patólogo. Esta es la única forma definitiva de determinar si las células anormales indican la presencia del cáncer.