Laceraciones con Puntos

¿Qué es una laceración?

Una laceración es un desgarro o abertura en la piel originado como resultado de una lesión. Las laceraciones pueden ser pequeñas y sólo requerir tratamiento menor en el hogar o pueden ser lo suficientemente grandes como para requerir atención médica de emergencia.

¿Qué son los puntos de sutura?

Los puntos de sutura o suturas directamente consisten en un hilo especial que une ambos bordes de la herida hasta consolidarla. Los puntos de sutura ayudan a detener la hemorragia, reducir el tiempo de cicatrización y disminuir la posibilidad de infección de la herida.

¿Qué son las Steri-Strips®?

Steri-Strips® son unas vendas adhesivas especiales que a veces pueden aplicarse sobre heridas poco profundas en lugar de los puntos de sutura. Las Steri-Strips® cumplen la misma función que los puntos.

¿Cómo puedo saber si el corte de mi hijo requiere puntos de sutura?

Las laceraciones en la cara que midan más de 1,3 cm (1/2 pulgada) de largo, sean profundas o sangren de manera considerable pueden requerir puntos.

Primeros auxilios para laceraciones que requieren puntos:

  • Tranquilice a su hijo y hágale saber que usted puede ayudarle.
  • Aplique presión durante algunos minutos con un paño o un vendaje limpio para detener la hemorragia. Si la hemorragia es profusa, aplique presión durante cinco a 10 minutos sin detenerse para observar el corte. Si el paño se empapa en sangre, coloque un nuevo paño sobre el anterior. No levante el primer paño.
  • Cuando la hemorragia se haya detenido, lávese las manos y lave la zona de la herida con agua y jabón, pero no la refriegue. Quite toda partícula sucia de la zona y deje que el agua del grifo corra sobre ella durante varios minutos.
  • Coloque una gasa o venda adhesiva para cubrir el área.
  • Llame al médico de su hijo o, si la hemorragia es grave, llame al 911 o lleve al niño a una sala de emergencias para que reciba atención adicional.

¿Cuándo debo llamar al médico de mi hijo?

El tratamiento específico de las laceraciones que requieren más que un tratamiento menor en el hogar será determinado por el médico de su hijo. En general, llámelo en caso de laceraciones que:

  • sangren mucho, aun después de 5 a 10 minutos de presión directa.
  • sean profundas o mayores de 1,3 cm (1/2 pulgada).
  • estén cerca del ojo.
  • sean de gran tamaño y se hayan producido en la cara.
  • hayan sido causadas por un objeto punzante, sucio u oxidado.
  • tengan suciedad, piedras o grava incrustada.
  • tengan bordes irregulares o separados.
  • hayan sido causadas por la mordedura de un animal o una persona.
  • sean excesivamente dolorosas.
  • muestren signos de infección, como mayor calor, enrojecimiento, hinchazón o drenaje.

También llame al médico si:

  • su hijo no ha sido vacunado contra el tétanos durante los últimos cinco años o si no está seguro del tiempo transcurrido desde que su hijo recibió la última vacuna contra el tétanos.
  • está preocupado por la herida o tiene dudas.

Tratamiento para las laceraciones con puntos de sutura y Steri-Strips®:

Si el médico de su hijo o el médico del departamento de emergencias debe suturar la herida o utilizar Steri-Strips® para cerrar una laceración, recibirá instrucciones precisas sobre cómo debe cuidar los puntos de sutura del niño. El tratamiento en el hogar se basará en la ubicación y el tamaño de la laceración, el tipo de los puntos utilizados y todo lo que el médico de su hijo considere necesario. Es posible que se administren antibióticos para ayudar a prevenir la infección de la herida.

Algunos puntos se absorben y no hace falta quitarlos, mientras que otros no y, por ende, deben quitarse. El médico de su hijo o el médico del departamento de emergencias le dirá cuándo debe volver para que le quiten los puntos. No intente quitar usted mismo los puntos de su hijo.

A continuación le proporcionamos algunas pautas generales para el cuidado de las laceraciones con puntos o Steri-Strips®:

  • Mantenga la zona limpia y seca.
  • Siga cuidadosamente las instrucciones del médico para el cuidado de la herida.
  • Asegúrese de que el niño no haga ninguna actividad que pudiera ocasionarle una nueva herida en el lugar o abrirla.
  • Observe la herida para detectar señales de infección, como un aumento de calor, inflamación, enrojecimiento, drenaje o dolor.
  • Observe los puntos para asegurarse de que estén intactos y los bordes de la herida estén unidos.
  • Vuelva para realizar el control de seguimiento, según se lo indique el médico de su hijo.
  • Cuando la herida esté completamente curada, aplique protector solar adicional los días soleados para ayudar a proteger la zona de piel nueva.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de Las Lesiones y las Intoxicaciones Frecuentes en la Niñez

Call 877-RES-INFO for Nurse Advice, Doctor Referrals or Class Registration Monday - Friday 8 am to 8 pm • Weekends 8 am to 4pm
 
Topic Index