Trasplante de Hígado

¿Qué es el trasplante de hígado?

Un trasplante de hígado es un tipo de intervención quirúrgica que se lleva a cabo para reemplazar el hígado enfermo de una persona por el de otra persona sana. El órgano puede provenir de un donante fallecido o de uno vivo. Los familiares o las personas que no pertenecen al entorno familiar pero que cumplen con los requisitos de compatibilidad, también pueden donar parte de su hígado. Este tipo de trasplante se denomina trasplante de donante vivo. Las personas que donan parte de su hígado pueden seguir viviendo normalmente.

Es posible trasplantar el órgano entero o sólo parte de él. Debido a que el hígado es el único órgano del cuerpo capaz de regenerarse, una porción de hígado trasplantado puede reconstruirse a su capacidad normal en cuestión de semanas.

¿Por qué se recomienda el trasplante de hígado?

El trasplante de hígado se recomienda en los niños que tienen disfunciones hepáticas graves y que no podrían vivir sin un trasplante. La enfermedad hepática más frecuente en niños por la que se realizan los trasplantes es la atresia biliar. Otras enfermedades pueden incluir el síndrome de Alagille, la deficiencia de alfa-1-antitripsina, la enfermedad de Wilson, la hepatitis y la hemocromatosis.

¿Cuál es el origen de los órganos trasplantados?

La mayoría de los hígados que se trasplantan provienen de donantes cadavéricos. Estas personas son adultos o niños cuyo estado de salud se considera crítico (generalmente, a causa de una lesión por accidente) y que no lograrán sobrevivir debido a la lesión o enfermedad que los afecta. En el caso de un adulto, es probable que la persona haya aceptado donar sus órganos con anterioridad a enfermarse. Los padres o los cónyuges de un paciente terminal también tomar la decisión de donar los órganos de su ser querido. Un último punto a tener en cuenta es que los donantes pueden ser originarios de cualquier lugar de Estados Unidos. Este tipo de trasplante se denomina trasplante cadavérico.

Cuando un niño se somete a este tipo de trasplante, puede recibir un hígado entero o bien sólo una parte de él. Esto constituye una ventaja ya que si se encuentra disponible un hígado de un adulto y éste es compatible con dos niños de la lista de espera, es posible dividir el órgano del donante en dos partes y realizar ambos trasplantes.

Es posible también que un familiar vivo del paciente done una parte de su hígado, en cuyo caso el tipo de trasplante se denomina trasplante de donante vivo. Es importante saber, además, que los niños que reciben sólo parte de un hígado evolucionan de la misma manera que los que reciben un órgano completo, y que los familiares que donan parte de su hígado pueden continuar viviendo normalmente.

Según datos suministrados por la Red Internacional de Distribución de órganos, durante 2008, 542 niños (de unos meses a 17 años) recibieron un hígado a través de un trasplante cadavérico, mientras que otros 71 recibieron el órgano de un donante familiar vivo.

¿Cómo se asignan los órganos para trasplante?

En los Estados Unidos, la responsable de la distribución de los órganos para trasplante es la Red Internacional de Distribución de órganos (UNOS). Dicha entidad supervisa la asignación de diferentes tipos de trasplantes, incluidos los trasplantes de hígado, riñón, páncreas, corazón, pulmón y córnea.

Esta organización recibe información proveniente de hospitales y centros médicos de todo el país acerca de los adultos y niños que necesitan trasplantes de órganos. El equipo médico que atiende actualmente a su hijo debe enviar sus datos a la UNOS y actualizarlos cada vez que se produzcan cambios en la condición del niño.

Esta información se clasifica siguiendo pautas destinadas a garantizar que todas las personas que se encuentran en la lista de espera se juzguen con equidad en cuanto a la gravedad de la enfermedad y la urgencia para recibir un trasplante. Una vez que la UNOS recibe los datos de los hospitales locales, las personas que esperan un trasplante se colocan en una lista de espera con un código de "estado". Las personas que presentan mayor urgencia y necesidad de recibir un trasplante se colocan en los primeros lugares de esta lista y, cuando se cuenta con un donante de hígado, se los considera casos prioritarios.

Cuando un donante de órganos está disponible, una computadora busca los datos de todas las personas que se encuentran en la lista de espera para trasplante de hígado y rechaza a aquéllos que no son compatibles con el hígado disponible. Se hace una lista nueva de los candidatos que quedan y se considera para el trasplante a la persona que queda primera en esa lista. Si por alguna razón se determina que esa persona no es un candidato adecuado, se considera a la siguiente persona en la lista y así sucesivamente. Algunos de los motivos por los cuales podría no considerarse apta a una persona para un trasplante y, por consiguiente, considerar a una persona que se encuentra más abajo en la lista son el tamaño del órgano donado y la distancia geográfica entre el donante y el receptor.

¿Cómo ingresa mi hijo en la lista de espera para un hígado nuevo?

Para determinar si su hijo puede ser un candidato en la lista para trasplante, se debe llevar a cabo una evaluación extensiva. Los exámenes incluyen:

  • análisis de sangre
  • exámenes de diagnóstico
  • evaluación psicológica y social del niño (si tiene la edad suficiente para ello) y de la familia

Los exámenes se realizan para reunir información y determinar qué grado de prioridad se le asignará a su hijo en una lista de trasplante y para garantizar que el niño reciba un órgano compatible. Dichos exámenes evalúan aspectos del estado de salud general del niño como por ejemplo, el funcionamiento del corazón, los pulmones y los riñones, su estado nutricional y la presencia de infecciones. Los análisis de sangre aumentarán las probabilidades de que el órgano donado no sea rechazado. Estos exámenes pueden incluir:

  • enzimas hepáticas
    Los niveles elevados de enzimas hepáticas pueden alertar a los médicos sobre un daño o lesión hepática, puesto que en esos casos, las enzimas escapan del hígado y se liberan dentro del torrente sanguíneo.
  • bilirrubina
    La bilirrubina es producida por el hígado y es excretada en la bilis. Los niveles elevados de bilirrubina a menudo indican una obstrucción del flujo biliar o un defecto en el procesamiento de la bilis por parte del hígado.
  • albúmina, proteína total y globulina
    Los niveles de proteínas producidas por el hígado inferiores a los normales se asocian con muchos trastornos hepáticos crónicos.
  • estudios de coagulación, como tiempo de protrombina (su sigla en inglés es PT) y tiempo parcial de tromboplastina (su sigla en inglés es PTT)
    Exámenes que miden el tiempo de coagulación de la sangre que generalmente se efectúan antes de un trasplante de hígado. La coagulación de la sangre requiere vitamina K y proteínas producidas por el hígado. Tanto el daño de los hepatocitos como la obstrucción de bilis pueden obstaculizar la coagulación adecuada.

Otros análisis de sangre aumentarán las probabilidades de que el órgano donado no sea rechazado. Por ejemplo:

  • el grupo sanguíneo de su hijo
    Cada persona tiene un grupo sanguíneo específico: tipo A+, A-, B+, B-, AB+. AB-, O+ u O-. Cuando se lleva a cabo una transfusión, lla sangre transfundida debe ser compatible con el grupo sanguíneo de su hijo o podría producirse una reacción alérgica. Esta misma reacción puede presentarse también si la sangre que contiene un órgano donado ingresa al cuerpo de su hijo durante un trasplante. Afortunadamente, las reacciones alérgicas pueden evitarse con sólo comparar el grupo sanguíneo de su hijo con el del donante.
  • exámenes del funcionamiento de los riñones, el corazón y cualquier otro órgano vital
  • estudios virales
    Estos exámenes determinan si su hijo tiene anticuerpos contra virus como por ejemplo, el citomegalovirus (CMV), que podrían aumentar la probabilidad de rechazo del órgano donado.

Los exámenes de diagnóstico que se realizan son extensivos pero necesarios para determinar el estado médico de su hijo. A continuación, se enumeran otros exámenes que pueden realizarse, aunque muchos de ellos se deciden en forma particular:

  • ecografía abdominal (También llamada sonografía.) - técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia y una computadora para crear imágenes de vasos sanguíneos, tejidos y órganos. Las ecografías se utilizan para ver el funcionamiento de los órganos internos y para evaluar el flujo sanguíneo en los distintos vasos.
  • biopsia hepática - procedimiento en el que se toman muestras de tejido del hígado (con aguja o durante una operación) para examinarlas con un microscopio.

El equipo de trasplante considerará toda la información de las entrevistas, los antecedentes médicos, el examen físico y los exámenes de diagnóstico de su hijo para determinar si puede ser candidato para un trasplante de hígado. Después de la evaluación y una vez que haya sido aceptado para un trasplante de hígado, su hijo pasará a formar parte de la lista de la UNOS.

El equipo de trasplante de hígado:

El grupo de especialistas involucrado en el cuidado de niños que se someten a un procedimiento de trasplante suele denominarse el "equipo de trasplante". Todos los individuos de este equipo trabajan juntos para maximizar las probabilidades de un trasplante exitoso. El equipo de trasplante de hígado está compuesto por:

  • cirujanos de trasplantes - son los médicos especializados en trasplantes que realizarán la cirugía y coordinarán a todos los miembros del equipo. Realizan un seguimiento de su hijo antes del trasplante y aún después de que se da al niño de alta.
  • enfermera o enfermero coordinador del trasplante - enfermera o enfermero que organiza todos los aspectos de los cuidados que se le proporcionarán a su hijo antes y después del trasplante. Esta persona será la encargada de educar al paciente y de coordinar los exámenes de diagnóstico con los cuidados de seguimiento.
  • trabajadores sociales - profesionales que ofrecerán contención y ayuda a su familia para enfrentar muchas situaciones que pueden surgir, incluyendo el alojamiento, transporte, financiamiento y asuntos legales. También pueden ayudarle a coordinar métodos escolares alternativos para que su hijo no se atrase.
  • nutricionistas - son los profesionales que le ayudarán a satisfacer las necesidades nutricionales de su hijo antes y después del trasplante. Ellos trabajarán estrechamente junto con usted y su familia.
  • fisioterapeutas - profesionales que ayudarán a su hijo a volverse fuerte e independiente con respecto a los movimientos y la resistencia después del trasplante.
  • asistencia pastoral - capellanes que proporcionarán apoyo y asistencia espiritual.
  • otros miembros del equipo - otros miembros del equipo evaluarán a su hijo antes del trasplante y proporcionarán cuidados de seguimiento según sea necesario. Entre estos miembros pueden encontrarse:
    • farmacéuticos
    • anestesiólogos
    • terapeutas respiratorios
    • cardiólogos
    • hematólogos
    • urólogos
    • nefrólogos
    • especialistas en enfermedades infecciosas
    • técnicos de laboratorio
    • psicólogos
    • especialistas en infancia

¿Cuánto tiempo pasará antes de obtener un hígado nuevo?

No existe una respuesta definitiva a esta pregunta. A veces, los niños esperan sólo unos días o unas semanas antes de recibir un órgano. Si no hay ningún familiar vivo donante, pueden pasar meses o años en la lista de espera antes de que surja un órgano donado disponible. Durante este tiempo, el médico y el equipo de trasplante de su hijo realizarán un estricto seguimiento de su estado. También se encuentran disponibles diversos grupos que brindan apoyo para ayudarle durante el tiempo de espera.

¿Cómo se notifica la disponibilidad de un hígado?

Cada equipo de trasplante tiene sus propias pautas específicas en cuanto a la espera de las personas en la lista de trasplantes y la notificación de las mismas cuando un órgano donado se encuentra disponible. En la mayoría de los casos, se le notificará del hallazgo a la familia del paciente por teléfono o localizador. Deberá presentarse en el hospital inmediatamente a fin de que su hijo pueda recibir la preparación adecuada para el trasplante.

¿En qué consiste la cirugía de trasplante de hígado?

Una vez que se le notifica que se dispone de un órgano para su hijo, usted y él deberán presentarse inmediatamente en el hospital. Esto puede suceder en cualquier momento, por lo que siempre deberá estar preparado. Una vez en el hospital, el niño será sometido a algunos análisis de sangre finales para confirmar la compatibilidad del órgano.

Luego, será llevado al quirófano. Las cirugías de trasplante suelen tardar muchas horas, pero tenga en cuenta que su duración variará considerablemente según cada caso. Durante la cirugía, un miembro del equipo de trasplante lo mantendrá informado sobre el progreso de la operación.

Cuidados postoperatorios para el trasplante de hígado:

Luego de la cirugía, su hijo será llevado a la unidad de cuidados intensivos (UCI) para un control más estricto. El tiempo que su hijo pasará en la UCI variará según el trastorno particular del niño. Una vez estabilizado, será enviado a la unidad especial del hospital que atiende a los pacientes que se someten a trasplantes de hígado. La evolución de su hijo se controlará continuamente. Usted recibirá la preparación necesaria relacionada con todos los aspectos del cuidado de su hijo durante este tiempo. Esto incluirá la información que su equipo de trasplante le brindará sobre medicamentos, actividades, seguimiento, dieta y otras instrucciones específicas.

¿Qué es el rechazo?

El rechazo es una reacción normal del cuerpo a un objeto extraño. Cuando se coloca un hígado nuevo en el cuerpo de una persona, el cuerpo considera el órgano trasplantado como una amenaza e intenta atacarlo. El sistema inmunológico fabrica anticuerpos para intentar destruirlo, sin caer en cuenta de que el órgano trasplantado es beneficioso. Para permitir que el órgano se adapte satisfactoriamente en un cuerpo nuevo, se deben administrar medicamentos para forzar al sistema inmunológico a aceptar el trasplante.

¿Cuáles son los síntomas del rechazo?

A continuación, se enumeran los signos y síntomas más comunes del rechazo. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • fiebre
  • ictericia (ojos y piel amarillentos)
  • orina oscura
  • comezón
  • dolor a la palpación o tumefacción abdominal
  • fatiga
  • irritabilidad
  • dolores de cabeza

El equipo de trasplante de su hijo le dirá con quién comunicarse inmediatamente si se presenta alguno de estos síntomas.

¿Qué se hace para prevenir el rechazo?

El niño deberá tomar medicamentos antirrechazo durante toda su vida. Tenga en cuenta que cada niño es único y que cada equipo de trasplante tiene preferencia por distintos medicamentos. Entre los medicamentos antirrechazo más utilizados se incluyen los siguientes:

  • ciclosporina
  • tacrolimo
  • prednisona

Las dosis de dichos medicamentos pueden cambiar con frecuencia, según la reacción de su hijo. Debido a que los medicamentos antirrechazo afectan el sistema inmune, los niños que reciben un trasplante tendrán un riesgo más alto de contraer infecciones. Deberá lograrse un equilibrio para evitar el rechazo pero sin dejar a su hijo indefenso frente a las infecciones. Se realizarán análisis de sangre periódicos para medir la cantidad de medicamentos en el cuerpo a fin de asegurarse de que su hijo no reciba una dosis excesiva o insuficiente de dichos medicamentos. Los glóbulos blancos también constituyen un indicador importante de las dosis de medicamentos que su hijo necesita.

¿Qué sucede con las infecciones?

El riesgo de infección es especialmente alto en los primeros meses debido a que las dosis de medicamentos antirrechazo son mayores durante esta etapa. Es probable que su hijo necesite tomar medicamentos para evitar otras infecciones. Entre las que más pueden afectar a su hijo pueden incluirse las infecciones micóticas orales (aftas), el herpes y los virus respiratorios.

Perspectiva a largo plazo para un niño luego de un trasplante de hígado:

Las personas que se someten a un trasplante deben afrontar un proceso que durará toda la vida. Se les administrarán medicamentos que impiden que el sistema inmune ataque el órgano trasplantado. También serán tratados con otros medicamentos que evitan los efectos colaterales de los medicamentos antirrechazo, como por ejemplo, las infecciones. Resulta esencial realizar visitas frecuentes y mantener un estrecho contacto con el equipo de trasplante. Cuando el niño tenga edad suficiente, necesitará saber más sobre los medicamentos antirrechazo, su función, las señales de rechazo y todo lo que sus padres hayan aprendido para que pueda cuidar de sí mismo de manera independiente.

Cada niño es único y cada trasplante es diferente. Debido a que los médicos y científicos aprenden cada día más acerca de la reacción del cuerpo frente a los órganos trasplantados y a que también buscan diversos métodos para optimizar los trasplantes, los resultados de este tipo de intervenciones son cada vez más alentadores.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de Los Trastornos Digestivos y Hepáticos

Call 877-RES-INFO for Nurse Advice, Doctor Referrals or Class Registration Monday - Friday 8 am to 8 pm • Weekends 8 am to 4pm