Incontinencia Urinaria

¿Qué es la incontinencia urinaria (su sigla en inglés es UI)?

La incontinencia urinaria (UI) es la pérdida del control urinario, o la incapacidad de contener la orina hasta poder llegar al baño. Más de 15 millones de hombres y mujeres en Estados Unidos sufren incontinencia. UI puede pulsar en cualquier edad. Las mujeres más de 50 años son las más probable desarrollar UI. La incontinencia urinaria puede ser una condición temporal y ser el resultado de una condición médica subyacente. Puede variar desde la incomodidad de los escapes leves de orina hasta los frecuentes y severos.

¿Qué causa la incontinencia urinaria?

La incontinencia urinaria no es un resultado inevitable de la edad, pero es particularmente común en las personas mayores. Es causada con frecuencia por cambios específicos en la función del cuerpo que pueden ser resultado de enfermedades, del uso de medicamentos o del comienzo de una enfermedad. Algunas veces es el primer y único síntoma de infección del tracto urinario. Las mujeres tienden a desarrollar incontinencia durante el embarazo o el parto, o después de los cambios hormonales de la menopausia, debido a la debilitación de los músculos pélvicos.

¿Cuáles son algunos de los diferentes tipos de incontinencia urinaria?

Los siguientes son algunos de los diferentes tipos de incontinencia urinaria:

  • Incontinencia de urgencia - incapacidad de contener la orina el tiempo suficiente para llegar al baño. Es frecuente en personas que sufren de enfermedades como la diabetes, derrames cerebrales, demencia, enfermedad de Parkinson y esclerosis múltiple, pero puede ser el indicio de otras enfermedades o condiciones que también podrían necesitar atención médica.
  • Incontinencia por estrés - el tipo más común de incontinencia asociado con el escape de orina cuando se practica ejercicio, se tose, se estornuda, al reír, al levantar objetos pesados, o al realizar otros movimientos del cuerpo que pongan presión en la vejiga.
  • Incontinencia funcional - escape de orina causado por la dificultad de llegar a tiempo al baño, debido a condiciones físicas como la artritis.
  • Incontinencia por sobrecarga - escape de orina que ocurre cuando la cantidad de orina producida excede la capacidad de almacenamiento de la vejiga.

¿Cuáles son los síntomas de la incontinencia urinaria?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la incontinencia urinaria. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Incapacidad de orinar.
  • Dolor relacionado con llenar la vejiga o dolor relacionado con la micción sin tener una infección de la vejiga comprobada.
  • Debilidad progresiva del chorro urinario con o sin sensación de vaciamiento completo de la vejiga.
  • Aumento de la frecuencia de la micción sin tener una infección de la vejiga comprobada.
  • Necesidad de llegar al baño rápidamente o escape de orina si no se llega al baño a tiempo.
  • Micción anormal o cambio en la micción relacionados con el sistema nervioso.
  • Anomalías como un derrame cerebral, lesión de la médula espinal o esclerosis múltiple.
  • Escape de orina que impide las actividades.
  • Escape de orina que comenzó o continuó después de una cirugía.
  • Escape de orina que ocasiona bochorno.
  • Infecciones frecuentes de la vejiga.

Los síntomas de la incontinencia urinaria pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la incontinencia urinaria?

Para las personas que tienen incontinencia urinaria, es importante consultar a un médico para hacerse un examen físico completo que ponga énfasis en los sistemas nervioso y urinario, en los órganos reproductores y en las muestras de orina. En muchos casos, los pacientes serán enviados al urólogo, un médico especialista en las enfermedades del tracto urinario.

Tratamiento de la incontinencia urinaria:

El tratamiento específico de la incontinencia urinaria será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.
  • Qué tan avanzada está la enfermedad.
  • Su tolerancia a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.
  • Su opinión o preferencia.

El tratamiento puede incluir:

  • Terapias del comportamiento (para ayudar a recobrar el control de la vejiga), que incluyen lo siguiente:
    • Entrenamiento de la vejiga - les enseña a las personas a resistir las ganas de orinar y gradualmente aumentan los intervalos de tiempo entre micciones.
    • Ayuda en el horario - utiliza un horario o un plan para ir al baño, planes de entrenamiento para desarrollar hábitos, y estimulación para vaciar la vejiga regularmente para evitar los goteos.
  • Rehabilitación de los músculos pélvicos (para mejorar el tono de los músculos pélvicos y prevenir los goteos), que incluye lo siguiente:
    • Ejercicios de Kegel
      Hacer ejercicio regular y diariamente con los músculos pélvicos puede mejorar y hasta prevenir la incontinencia urinaria. Esto es particularmente beneficioso para las mujeres jóvenes. Deberían hacerse de 30 a 80 veces al día durante por lo menos 8 semanas.
    • Biorretroalimentación
      Utilizada en conjunto con los ejercicios de Kegel, la biorretroalimentación ayuda a las personas a controlar y a ser conscientes de sus músculos pélvicos.
    • Entrenamiento vaginal con pesas
      Pesas pequeñas que se sostienen dentro de la vagina al apretar los músculos vaginales. Deben hacerse durante 15 minutos, dos veces al día durante cuatro a seis semanas.
    • Estimulación eléctrica del piso pélvico
      Impulsos eléctricos suaves que estimulan las contracciones musculares; deben realizarse junto con los ejercicios de Kegel.
  • Medicamentos (que incluyen drogas específicas contra la incontinencia así como la terapia con estrógeno, que puede ser beneficiosa si se utiliza junto con otros tratamientos para las mujeres que sufren de incontinencia urinaria después de la menopausia).
  • Cirugía (si la incontinecia se relaciona con problemas estructurales, como anomalías en la posición de la vejiga o una obstrucción).
  • Modificaciones alimenticias (incluyendo la eliminación de la cafeína en el café, en los refrescos y en el té, o la eliminación del alcohol, o ambos).

Control de la incontinencia urinaria:

Existe ropa interior absorbente diseñada específicamente que no es más abultada que la ropa interior normal y puede usarse cómodamente bajo la ropa corriente. Además, la incontinencia puede controlarse con la introducción de un catéter en la uretra y la recopilación de la orina en un recipiente. Consúltele a su médico las preguntas relacionadas con el control y el tratamiento de la incontinencia urinaria.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de La Salud de Las Mujeres

Call 877-RES-INFO for Nurse Advice, Doctor Referrals or Class Registration Monday - Friday 8 am to 8 pm • Weekends 8 am to 4pm
 
Topic Index