Difteria

¿Qué es la difteria?

La difteria es una enfermedad causada por un virus que produce una inflamación de las vías respiratorias y problemas respiratorios. El niño puede también tener estridor, un sonido de tono alto que se escucha normalmente cuando el niño toma aire (aspiración).

¿Qué causa la difteria?

La difteria es causada por una variedad de virus diferentes. El virus más común es el virus parainfluenza. Otros virus pueden incluir los siguientes:

  • Virus sincitial respiratorio (su sigla en inglés es RSV).
  • Virus de la influenza.
  • Virus del sarampión.
  • Adenovirus.
  • Enterovirus.

Un niño se infecta por el contacto directo con una persona, o con las secreciones de otra persona que está infectada por la enfermedad. La infección comienza en las vías respiratorias altas y luego se disemina lentamente por el tracto respiratorio. La inflamación afecta a la zona alrededor de la caja de voz (laringe) y a la tráquea.

Los niños más jóvenes son más afectados por la difteria porque sus vías respiratorias son más pequeñas. Por lo tanto, una pequeña inflamación puede producir una gran obstrucción en sus vías respiratorias.

Datos sobre la difteria:

  • La difteria se ve más frecuentemente en niños de 3 meses a 5 años de edad.
  • La edad de mayor riesgo de contraer la difteria es a los 2 años de edad.
  • Los niños parecen ser más afectados por la difteria que las niñas.
  • La difteria se ve más a menudo en el invierno.

¿Cuáles son los síntomas de la difteria?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la difteria. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. A medida que la enfermedad progresa por el tracto respiratorio, los síntomas también cambian y pueden incluir:

  • Goteo nasal, congestión y tos ligera.
  • La tos se convierte en un "grito de foca".
  • Laringitis.
  • Fiebre.
  • El estridor (un sonido de tono alto) se escucha normalmente cuando el niño toma aire (aspiración), aunque puede oírse también cuando el niño expulsa aire (expiración).

Muy a menudo, los síntomas empeoran durante la noche y despiertan al niño.

Los síntomas también parecen mejorar en la mañana y empeoran a medida que el día avanza.

La extensión de la enfermedad varía para cada niño. La mayoría de los niños mejoran en un período de tres a siete días. Los síntomas de la difteria pueden parecerse a otras condiciones y problemas médicos. Consulte siempre al médico del niño para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la difteria?

Además del examen y la historia médica completa, los procedimientos para diagnosticar la difteria pueden incluir los siguientes:

  • Rayos X del tórax y del cuello - examen de diagnóstico que utiliza rayos invisibles de energía electromagnética para obtener imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una placa.
  • Exámenes de sangre.
  • Pulsioximetría - un oxímetro es un pequeño aparato que mide la cantidad de oxígeno que hay en la sangre. Para realizar dicha medición, se pega un pequeño sensor (como una pequeña venda o curita) en un dedo de la mano o del pie. Cuando el aparato está encendido, se ve una luz roja en el sensor. El sensor no hace daño y la luz roja no se calienta.

Tratamiento de la difteria:

El tratamiento específico de la difteria será determinado por el médico de su hijo basándose en lo siguiente:

  • La edad de su hijo, su estado general de salud y su historia médica.
  • Qué tan avanzada está la enfermedad.
  • La tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.
  • Su opinión o preferencia.

En los casos graves de difteria, o si su hijo no está respirando bien, puede considerarse la hospitalización. Esto es algunas veces difícil de notar porque la enfermedad fluctúa, y su hijo puede parecer mejorar en un momento, y luego empeorar el siguiente. El médico de su hijo puede también recetar los siguientes medicamentos para ayudar con los síntomas de la difteria:

  • Tratamientos para la respiración (para ayudar a abrir las vías respiratorias).
  • Inyecciones de medicamentos (para ayudar a disminuir la inflamación de las vías respiratorias).
  • Esteroides administrados por vía oral (para ayudar también con la inflamación de las vías respiratorias).

El tratamiento de apoyo en el hogar puede incluir también:

  • Utilizar un humidificador de vapor frío.
  • Sacar al niño al exterior a que tome el aire frío y seco de la noche.
  • Aumentar la ingestión de líquidos.
  • Tratar la fiebre con acetaminofén o ibuprofeno, tal como se lo indique el médico de su hijo.
  • Mantener a su hijo tan tranquilo y callado como le sea posible (para ayudar a disminuir el esfuerzo de la respiración).

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de La Pediatría

Call 877-RES-INFO for Nurse Advice, Doctor Referrals or Class Registration Monday - Friday 8 am to 8 pm • Weekends 8 am to 4pm
 
Topic Index