Apendicitis

¿Qué es la apendicitis?

La apendicitis es una irritación, inflamación e infección del apéndice (un tubo hueco y estrecho que se ramifica a partir del intestino grueso). El apéndice funciona como parte del sistema inmune durante los primeros años de vida. Después de este período, el apéndice deja de funcionar y otros órganos continúan ayudando a combatir las infecciones. Aunque el apéndice no parece tener ningún propósito, puede enfermarse y si no se trata puede romperse y causar infección e incluso la muerte.

Dibujo de la anatomía del sistema digestivo de un adulto

¿Qué causa la apendicitis?

La apendicitis se produce cuando el interior del apéndice se llena de algo que le ocasiona inflamación, como mucosidad, heces o parásitos. El apéndice entonces se irrita y se inflama. La irrigación sanguínea que llega al apéndice se detiene a medida que la inflamación y la irritación aumentan. La irrigación sanguínea adecuada es necesaria para que una parte del cuerpo permanezca saludable. Cuando el flujo de la sangre se reduce, el apéndice comienza a morir. La ruptura (o perforación) se produce cuando se desarrollan orificios en las paredes del apéndice, permitiendo que las heces, las mucosidades y otras sustancias se filtren a través de ellos y lleguen al interior del abdomen. Cuando el apéndice se perfora, se produce una infección dentro del abdomen conocida como peritonitis.

La apendicitis puede producirse después de una infección vírica en el tracto digestivo o cuando el tubo que conecta el intestino grueso y el apéndice está obstruido o atrapado por heces. Debido al riesgo de ruptura, que puede ocurrir apenas de 48 a 72 horas después del inicio de los síntomas, la apendicitis se considera una emergencia y cualquier persona que tenga síntomas necesita ver a un médico inmediatamente.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la apendicitis?

La apendicitis afecta entre el 7 y el 8 por ciento de la población de Estados Unidos y es la razón más común para que un niño necesite cirugía abdominal de emergencia.

La mayoría de los casos de apendicitis se presentan entre las edades de 10 y 30 años. Tener antecedentes familiares de apendicitis puede aumentar el riesgo de que un niño padezca la enfermedad, especialmente en los varones, y aparentemente padecer de fibrosis quística también pone al niño en mayor riesgo.

¿Cuáles son los síntomas de la apendicitis?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la apendicitis. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Dolor en el abdomen que:
    • puede comenzar en el área alrededor del ombligo y desplazarse al lado inferior derecho del abdomen, pero también puede comenzar en la parte inferior derecha del abdomen.
    • Generalmente aumenta en intensidad a medida que pasa el tiempo.
    • Puede empeorar con los movimientos, al respirar profundamente, al tocarse y al toser o al estornudar.
    • si el apéndice se rompe puede diseminarse a través del abdomen.
  • náuseas y vómitos
  • pérdida del apetito
  • escalofríos y fiebre
  • Estreñimiento.
  • Diarrea.
  • Incapacidad de pasar gas.
  • Hinchazón abdominal.

Es importante que las personas que tengan síntomas de apendicitis no tomen laxantes ni se les coloquen enemas para aliviar el estreñimiento, debido a que estos medicamentos y procedimientos pueden causar que el apéndice se rompa. Además, también se debe evitar tomar medicamentos para el dolor, porque pueden ocultar otros síntomas que el médico necesita notar para el diagnóstico.

Los síntomas de la apendicitis pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Consulte siempre a su médico para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la apendicitis?

Además del examen y la historia médica completa, los procedimientos para el diagnóstico de la apendicitis pueden incluir los siguientes:

  • Exámenes de sangre (como el recuento elevado de glóbulos blancos para detectar señales de infección).
  • Exámenes de orina (para descartar una infección del tracto urinario).
  • Procedimientos por imágenes, incluyendo los siguientes:
    • ecografía abdominal -  técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia y una computadora para crear imágenes de vasos sanguíneos, tejidos y órganos. Las ecografías se utilizan para ver el funcionamiento de los órganos internos y para evaluar el flujo sanguíneo en los distintos vasos.
    • tomografía computarizada del abdomen con o sin bario (también llamada estudio por TC o TAC) -  procedimiento de imágenes diagnósticas que utiliza una combinación de radiografías y tecnología computarizada para obtener imágenes transversales (a menudo llamadas "rebanadas") del cuerpo, tanto horizontales como verticales. Una TC muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluidos los huesos, los músculos, el tejido adiposo y los órganos. Las tomografías computarizadas muestran más detalles que las radiografías generales.
    • Serie gastrointestinal (GI) inferior (También llamada enema de bario.) -  procedimiento que examina el recto, el intestino grueso y la parte inferior del intestino delgado. Mediante un enema, se administra en el recto un líquido denominado bario (una substancia química metálica y líquida con consistencia similar al yeso, que se utiliza para recubrir el interior de los órganos de forma que puedan verse en las radiografías). Las radiografías abdominales muestran estenosis (zonas estrechadas), obstrucciones (bloqueos) y otros problemas.

Tratamiento de la apendicitis:

El tratamiento específico de la apendicitis será determinado por su médico basándose en:

  • su edad, su estado general de salud y sus antecedentes médicos
  • la gravedad del trastorno
  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • las expectativas para la evolución del trastorno
  • Su opinión o preferencia.

Debido a la probabilidad de que el apéndice estalle y cause una infección severa que ponga en peligro la vida, los médicos recomiendan que el apéndice se extirpe por medio de una operación.

Dibujo de la anatomía del sistema digestivo de un adulto

El apéndice puede extirparse de dos formas:

  • método abierto
    Bajo anestesia, se practica una incisión en la parte inferior del lado derecho del abdomen. El cirujano encuentra el apéndice y lo extirpa. Si el apéndice estalló, es posible que se coloque un pequeño tubo de drenaje para permitir que se drenen el pus y otros líquidos que estén en el abdomen. El tubo se retirará en unos cuantos días, cuando el cirujano crea que la infección abdominal ha cedido.
  • método laparoscópico
    Este procedimiento utiliza varias incisiones pequeñas y una cámara llamada laparoscopio para mirar dentro del abdomen durante la operación. Bajo anestesia, los instrumentos que el cirujano usa para extirpar el apéndice se introducen por las diferentes incisiones y el laparoscopio se coloca en otra de éstas. Este método generalmente no se lleva a cabo si el apéndice estalló.

Generalmente, sin ruptura, la recuperación después de una apendectomía toma pocos días. Si el apéndice se ha roto, la recuperación tarda más y es necesaria la administración de antibióticos.

Las personas pueden llevar una vida normal sin apéndice. Por lo general, no son necesarios los cambios en la dieta, el ejercicio u otras modificaciones de estilos de vida.

Haz click aquí para ir a la página de
Los Recursos en la Red de Los Trastornos de los Huesos.

Call 877-RES-INFO for Nurse Advice, Doctor Referrals or Class Registration Monday - Friday 8 am to 8 pm • Weekends 8 am to 4pm