Cirugía con Láser para Condiciones de la Piel

Cirugía con láser para las condiciones de la piel:

Existen muchos tipos diferentes de lesiones y condiciones de la piel que pueden tratarse con la cirugía con láser. Su cirujano le ayudará a decidir si usted reúne las condiciones para someterse a una cirugía específica. La siguiente es una breve descripción general de algunas condiciones de la piel que pueden tratarse con la cirugía con láser:

  • Manchas planas
    Las manchas planas son malformaciones capilares congénitas (presentes al nacer). El color de estas marcas de nacimiento suele ser rosa, rojo o púrpura. Aproximadamente un 0,3 por ciento de los niños nacen con manchas planas. A medida que el niño crece, la mancha puede volverse más oscura. Las manchas planas pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo y pueden variar de tamaño. El tipo de cirugía con láser utilizado normalmente para esta condición es el láser de colorante a pulsos. Un láser de colorante a pulsos es un tipo de láser que tiene una lámpara eléctrica que produce un destello de luz corto y de alta energía. La luz se colorea cuando atraviesa un colorante. Puede cambiarse el color del colorante, dependiendo del tipo de manchas de piel pigmentada que se estén tratando. En el caso de los adultos, la cirugía puede ser ambulatoria y realizarse con anestesia local. Si los pacientes son niños o adultos que tienen manchas planas extensas puede administrarse anestesia general. Pueden ser necesarios múltiples tratamientos.
  • Hemangiomas
    Los hemangiomas son marcas vasculares de nacimiento comunes. Aproximadamente el 10 por ciento de los caucásicos tienen hemangiomas. Los hemangiomas pueden variar de apariencia, desde manchas rojas sobresalientes hasta áreas de color púrpura más profundas. Normalmente aparecen en el primer mes de vida, crecen rápidamente durante el primer año y pueden empezar a desaparecer a la edad de 5 años. El cincuenta por ciento se reduce de forma natural a los 5 años de edad. Los hemangiomas son superficiales o profundos. Si son grandes o están creciendo, o son motivo de problemas debido a su localización es adecuado recurrir a la cirugía. El tipo de cirugía con láser utilizado normalmente para esta condición es el láser de colorante a pulsos. (Un láser de colorante a pulsos es un tipo de láser que tiene una lámpara eléctrica que produce un destello de luz corto y de alta energía. La luz se colorea cuando atraviesa un colorante. Puede cambiarse el color del colorante, dependiendo del tipo de manchas de piel pigmentada que se estén tratando.) Pueden ser necesarios múltiples tratamientos.
  • Máculas de color café con leche
    Son lesiones de color café claro que pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo. Su tamaño varía. Algunas pueden ser muy grandes; en consecuencia, puede que se desee eliminarlas por razones estéticas. Para quitar estas manchas, es posible utilizar una variedad de láseres. Es común la recurrencia.
  • Telangiectasia
    La telangiectasia son pequeños vasos sanguíneos localizados bajo la superficie de la piel. Pueden verse de color rojo, púrpura o azul. Las zonas más frecuentes donde se ven incluyen la cara, parte superior del pecho y el cuello. Se pueden encontrar vasos con las mismas características en las piernas, llamadas venas de araña o telarañas vasculares. Se suelen eliminar por razones estéticas.

    Existen diversos factores que pueden provocar la telangiectasia, incluidos la herencia, los daños producidos por el sol, los alimentos picantes y muy condimentados, las emociones, las hormonas, algunos medicamentos y el acné de adulto. El tratamiento de estas lesiones puede incluir el láser o la escleroterapia. La escleroterapia es un procedimiento en el que se utiliza una aguja pequeña para inyectar un medicamento en los vasos que hace que se encojan. No obstante, a lo largo de la vida es posible que aparezcan otros vasos similares, según cuál sea la causa subyacente de las lesiones.
  • Arrugas
    El uso de láseres para eliminar las arrugas es uno de los mayores avances en la cirugía plástica estética. El término utilizado para describir este procedimiento es exfoliación por láser. Este tipo de proceso de eliminación de arrugas es más seguro que otros, si lo realiza un cirujano con experiencia. Con la exfoliación por láser hay menos probabilidades de cicatrices, hinchazón y costras. Antes de la cirugía, es posible que el médico indique la aplicación de medicamentos faciales para preparar la piel, esos medicamentos deben aplicarse de cuatro a seis semanas antes de la exfoliación por láser. Una vez que se realice el tratamiento, el médico le explicará cómo debe cuidar la piel para prevenir la formación de costras e infecciones. Pueden utilizarse muchos tipos diferentes de láseres en este tratamiento.
  • Verrugas
    Las verrugas son crecimientos de piel o membranas que no son malignos (cancerosos). Las verrugas son causadas por el virus del papiloma humano y a menudo son difíciles de destruir. Se han utilizado muchos tipos de tratamientos diferentes para eliminarlas, entre los que se incluyen la escisión quirúrgica, la aplicación de medicamentos a la verruga o la congelación de la verruga. Dados los efectos secundarios de estas modalidades de tratamiento, el empleo del láser resulta plenamente justificado. El tipo de láser utilizado normalmente es el láser de colorante a pulsos. Un láser de colorante a pulsos es un tipo de láser que tiene una lámpara eléctrica que produce un destello de luz corto y de alta energía. La luz se colorea al pasar a través de un colorante. Puede cambiarse el color del colorante, según el tipo de mancha que se estén tratando. Pueden ser necesarios múltiples tratamientos hasta que la verruga desaparezca.
  • Cicatrices
    Las cicatrices pueden formarse por muchas razones diferentes, entre las que se incluyen infecciones, cirugía, lesiones o inflamación del tejido. El proceso de cicatrización es la forma en que el cuerpo sana y reemplaza la piel perdida o dañada. Las cicatrices pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo. Su composición puede variar: la cicatriz puede ser plana, abultada, hundida, tener color y provocar dolor, picazón o ambos. Las cicatrices pueden tratarse con una variedad de láseres diferentes según cuál sea la causa de la herida. Los láseres se emplean con distintos fines: alisar una cicatriz, eliminar su color anormal o aplanarla. En la mayoría de los casos, la terapia con láser se realiza conjuntamente con otros tratamientos, como inyecciones de esteroides, el uso de apósitos especiales y el uso de vendas. Pueden ser necesarios múltiples tratamientos.
  • Eliminación de tatuajes
    Hay varios tipos de tatuajes: decorativos, que se colocan para adornar; cosméticos, que se conocen como maquillaje permanente, como el delineador para ojos o el lápiz labial permanente; traumáticos, que son el resultado de un trauma que incrusta una sustancia foránea, como tierra, en la piel; médicos, como los que colocan los profesionales de la salud como guía para una radioterapia; y los amateur, realizados por las personas por sí mismas o por otras que no son profesionales. Hay muchos factores que determinan el resultado de una cirugía por láser para la eliminación de tatuajes. éstos incluyen la edad del paciente, el tipo de piel, el tipo de tatuaje, la antigüedad del tatuaje, el color del tatuaje, el tamaño y la profundidad del tatuaje y si fue realizado por un profesional o por un aficionado. Los colores de algunas tintas pueden ser completamente resistentes al tratamiento con láser. La eliminación de tatuajes por láser disuelve el color sin dañar la piel normal. El cuerpo elimina el pigmento sin dejar cicatriz, como ocurría con los métodos de eliminación de tatuajes anteriores. Pueden ser necesarios múltiples tratamientos.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de La Dermatología

Call 877-RES-INFO for Nurse Advice, Doctor Referrals or Class Registration Monday - Friday 8 am to 8 pm • Weekends 8 am to 4pm
 
Topic Index